Cuentos para pensar

Página 5 de 12. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6 ... 10, 11, 12  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Greek el Miér Abr 11, 2012 1:55 pm

Todos me gustan, pero este ultimo me ha encantado, me llegó give_heart

Por cierto, hoy no te lo dije, pero ME ENCANTAS y además TE QUIERO
avatar
Greek
Admin

Mensajes : 781
Puntos : 12427
Reputación : 995
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 48
Localización : En tu corazón

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Lun Abr 16, 2012 3:29 am

El imperio de los hombres grises

Aquel hombre no recordaba haberse detenido jamás.
Siempre fue así.

Jamás tuvo tiempo de detenerse en el camino para respirar el silencio de un amanecer.
Nunca supo la aventura de una tarde, frente a una ventana, cautivo de los mil laberintos de la lluvia.
Jamás perdió su tiempo en la profundidad de la mirada de un niño. Ni dejó que su alma escapara de la mano de un sueño...
Siempre fue así.

Aquel hombre nació a la sombra de las prisas. Y creció a pasos inseguros, torpes y vacilantes. En el pedregal que llenan las multitudes solitarias.

Nadie supo mojar sus manos de niño en la luz de la nieve. Ni siquiera supo que existían las cumbres o las águilas.
Aquel hombre solo fue adiestrado en la carrera por el poder. En la carrera por el dinero. En el vértigo de las masas.
Su vida no sufrió jamás un retraso.

Pero jamás supo comprender el lento y verde balanceo de las mieses. No entendió el desafío blanco y frágil de la espuma, naciendo y muriendo a cada segundo sobre la playa.
No encontró respuesta para su propia sombra, siempre en silencio.
Jamás conoció su propia vida y su por qué. Ni siquiera sospechó la trascendencia de las estrellas y de cuantos desde allí nos miran.

Aquel hombre pasó por alto las voces roncas de los Profetas, del dolor y de la violencia.
Y apostó su propia vida al juego inútil de la Política. Se dejó arrastrar y arrastró.
Para aquel hombre gris, el milagro de cada regreso al hogar significó rutina.

En su corazón jamás se posó la poesía. Ni supo emborronar con juegos la pizarra en blanco del corazón de sus hijos.
Pero aquel hombre TRIUNFÓ: fue temido, adulado y odiado.

Sólo a las puertas de la muerte acertó a levantar la vista. Y sólo entonces - ante el espejo del último aliento - se vio a sí mismo. Se despedía de esta vida sin haber conocido siquiera el color de su propia sonrisa.
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1796
Puntos : 13395
Reputación : 800
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 34

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Greek el Lun Abr 16, 2012 3:33 am

avatar
Greek
Admin

Mensajes : 781
Puntos : 12427
Reputación : 995
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 48
Localización : En tu corazón

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Mar Abr 24, 2012 4:12 am

Lagrimas

Todavía lloramos.
Y qué bueno que así sea.
Las lágrimas rara vez hacen mal.
Son siempre una catarsis, una liberación,
una forma de decir que nadie es auto-suficiente.
En ésta confesión de franqueza humana se esconde un acto
de humildad de quien reconoce que llegó a una encrucijada.
Y, cuando esto hiere demasiado,
los ojos dicen lo que la boca no consigue pronunciar.

Hay lágrimas de dolor, lágrimas de amor,
lágrimas de alegría incontenible, lágrimas de tristeza,
lágrimas silenciosas de paz y de ternura,
lágrimas de gratitud por un elogio realizado en el momento preciso,
lágrimas de esperanza, lágrimas de inocencia.
Pero también hay lágrimas de vergüenza,
de necedad, de desafío, de chantaje,
de egoísmo por no haber conseguido lo que se quería.

Hay quien llora por cualquier cosa y
hay quien tiene vergüenza de llorar,
cuando llorar era la única cosa decente que podía hacerse.

Es muy probable que existan cosas mucho más bonitas
que una persona llorando en paz.
Pero, después de las siete maravillas del mundo,
muy bien se podría proponer la que sigue como la octava:
Un monumento a la persona que todavía llora por amor
y que además no tiene vergüenza de mostrar
que dentro de ella habita un sentimiento noble.

De las cosas más bonitas que conozco,
una de ellas es la sonrisa de una persona ...y otra,
la lágrima silenciosa de alguien
que desea comenzar de nuevo...

avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1796
Puntos : 13395
Reputación : 800
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 34

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Mar Abr 24, 2012 6:50 am

Papas en la mochila

Un día el maestro nos pidió de tarea que lleváramos papas crudas y una bolsa de plástico.
Nos dijo que pusiéramos en la bolsa plástica una papa por cada persona a la que guardáramos resentimiento y escribiéramos su nombre en ella.
Nos pidió que durante una semana lleváramos con nosotros a todos lados esa bolsa de papas en la mochila.
¡Algunas bolsas eran realmente pesadas!
Naturalmente la condición de las papas se iba deteriorando con el tiempo.
El fastidio de acarrear esa bolsa a todo momento me demostró claramente el peso que cargaba a diario en mi corazón y en mi vida debido al resentimiento.
También aprendí como, mientras ponía atención en ella para no olvidarla desatendía cosas que eran más importantes para mí.
Este ejercicio me hizo pensar sobre el precio que pagaba por no perdonar algo que ya había pasado y no podía cambiarse.
Muchas veces pensamos que el perdón es un regalo para el otro, sin damos cuenta que los primeros beneficiados somos nosotros mismos.
Todos tenemos papas pudriéndose en nuestra "mochila" sentimental.
La falta de perdón es como un veneno que tomamos diariamente a gotas pero que finalmente nos termina envenenando.
Muchas veces al primero que tienes que perdonar es a ti mismo por todas las cosas que no fueron como hubieras querido que fuesen.
El perdón nos libera de ataduras que nos amargan el alma y enferman el cuerpo.
No significa que estés de acuerdo con lo que pasó, ni que lo apruebes.
Perdonar no significa de dejar de darle importancia a lo que sucedió, ni darle la razón a alguien que te lastimó.
Simplemente significa dejar de lado aquellos pensamientos negativos que causaron dolor o enojo.
El perdón se basa en la aceptación de lo que pasó.
El perdón rompe las cadenas y te hace verdaderamente libre.
¡Decídete hoy mismo a perdonar!
"Perdonar es le valor de los valientes. Solamente aquel que es bastante fuerte para perdonar una ofensa, sabe amar".

avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1796
Puntos : 13395
Reputación : 800
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 34

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Mar Abr 24, 2012 6:51 am

La humildad de la rana

Una rana se preguntaba cómo podía alejarse del clima frío del invierno.

Unos gansos le sugirieron que emigrara con ellos. Pero el problema era que la rana no sabía volar.

"Déjenmelo a mí - dijo la rana -. Tengo un cerebro espléndido".

Luego pidió a dos gansos que la ayudaran a recoger una caña fuerte, cada uno sosteniéndola por un extremo. La rana pensaba agarrarse a la caña por la boca.


A su debido tiempo, los gansos y la rana comenzaron su travesía. Al poco rato pasaron por una pequeña ciudad, y los habitantes de allí salieron para ver el inusitado espectáculo.

Alguien preguntó: "¿A quién se le ocurrió tan brillante idea?"

Esto hizo que la rana se sintiera tan orgullosa y con tal sentido de importancia, que exclamó: "¡A mí...!"

Su orgullo fue su ruina, porque al momento en que abrió la boca, se soltó de la caña, cayó al vacío, y murió.

Hay ocasiones en que la falta de humildad o el exceso de orgullo, pueden echar abajo los planes más excelentes.
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1796
Puntos : 13395
Reputación : 800
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 34

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Mar Abr 24, 2012 6:52 am

El collar de turquesas

Detrás del mostrador el hombre miraba distraídamente hacia la calle mientras una chiquilla se aproximaba al local.
Ella aplastó su naricita contra el vidrio de la vidriera, y sus ojos color de cielo brillaron cuando vio determinado objeto.

Entró en el local y pidió ver el collar de turquesas azules y le dijo al vendedor:
_Es para mi hermana. ¿Podría hacerme un lindo paquete?

El dueño del local miró a la chica con desconfianza y le preguntó:
_ ¿Cuánto dinero tienes?
Sin alterarse ella sacó de su bolsillo un atadito y fue deshaciendo los nudos. Colocó un sobre el mostrador y dijo:
_ ¿Esto alcanza o no?

Ella mostraba orgullosa algunas monedas.
_Sabe -continuó- quiero regalarle esto a mi hermana mayor. Desde que nuestra madre murió ella me cuida y no tiene tiempo para ella .Hoy es su cumpleaños y estoy segura que estará feliz con el collar, que es del color de sus ojos.

El hombre se fue para adentro, colocó el collar en un estuche, lo envolvió con un papel rojo e hizo un hermoso moño con una cinta azul.

_Toma -le dijo a la chiquita- Llévalo con cuidado.
Ella se fue feliz saltando calle abajo. Todavía no había terminado el día cuando una linda joven de cabellos rubios y maravillosos ojos azules entró en el negocio.
Colocó sobre el mostrador el paquete desenvuelto y preguntó:

_ ¿Este collar fue comprado aquí?
_Sí señora- respondió el dueño del local.

_ ¿Cuánto costó?
_Ah! -dijo el dueño- el precio de cualquier objeto en mi negocio es siempre un asunto confidencial entre el vendedor y el cliente.

_Pero mi hermana sólo tenía algunas monedas. Este collar es verdadero, ¿no? Ella no tendría el dinero para pagarlo.
El hombre tomó el estuche, re hizo el envoltorio y con mucho cariño colocó la cinta diciendo:
_Ella pagó el precio más alto que cualquier persona puede pagar. Ella dio todo lo que tenía.

El silencio llenó el pequeño local y lágrimas cayeron por el rostro de la joven, mientras sus manos tomaban el paquete.
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1796
Puntos : 13395
Reputación : 800
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 34

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Mar Abr 24, 2012 6:53 am

El hombre del cruce de caminos

Érase una vez un hombre que vivía muy cerca de un importante cruce de caminos.

Todos los días, a primera hora de la mañana, llegaba hasta allí, donde instalaba un puesto rodante en el cual vendía bocadillos que él mismo horneaba.

Era sordo, por lo tanto no escuchaba la radio. No veía bien, entonces ni un solo día leía los diarios, pero eso sí, vendía exquisitos bocadillos.

Meses después alquiló un terreno, levantó un gran letrero de colores y personalmente pregonaba su mercancía gritando a todo pulmón:

- "Compre deliciosos bocadillos calientes", y la gente compraba cada día más.

Aumentó la compra de insumos, alquiló un terreno más grande y mejor ubicado y sus ventas se incrementaron día a día.

Su fama aumentaba y su trabajo era tanto que decidió buscar a su hijo, un hombre de negocios de una gran ciudad, para que lo ayudara a llevar el negocio.

Al llamado del padre, su hijo respondió: ¡Pero papá! ¿No escuchas la radio ni lees los periódicos, ni ves televisión?. ¡¡¡¡Este país está atravesando una gran crisis, la situación es muy mala... No podría ser peor!!!!.

El padre pensó: "Mi hijo trabaja en una gran ciudad, lee los periódicos y escucha la radio, tiene contactos importantes... Debe saber lo qué habla...".

Así que revisó sus costos, compró menos pan, disminuyó la compra de cada uno de los ingredientes y dejó de promocionar su producto. Su fama y sus ventas disminuyeron día a día.

Tiempo después desmontó el letrero y devolvió el terreno. Aquella mañana llamó a su hijo y le dijo: "Tenías mucha razón: verdaderamente estamos atravesando una gran crisis".
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1796
Puntos : 13395
Reputación : 800
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 34

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Mar Abr 24, 2012 6:54 am

Una valiosa lección

Cuando llegaron al borde del río, el maestro arrojó una moneda de oro al fondo. El discípulo, creyendo que se trataba de un manantial de los deseos, se dispuso a hacer lo mismo, pero la mano del sabio detuvo su acción:

-Nunca olvides que existen cuatro cosas en la vida que jamás se recuperan:

La piedra, después de arrojada.
La palabra, después de proferida.
La ocasión, después de perdida.
El tiempo, después de pasado.

Durante un tiempo, ambos callaron y vieron pasar el agua, un agua que nunca más volvería... El discípulo, inmerso en este pensamiento, se atrevió a romper el silencio:

-¿Por qué ha arrojado algo tan valioso al río, maestro? No le veo sentido…

-Para que recuerdes que esta lección no tiene precio. –contestó el sabio.

avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1796
Puntos : 13395
Reputación : 800
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 34

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Greek el Mar Abr 24, 2012 6:58 am

avatar
Greek
Admin

Mensajes : 781
Puntos : 12427
Reputación : 995
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 48
Localización : En tu corazón

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Lun Abr 30, 2012 2:16 am

El 14 de octubre de 1998, en un vuelo trasatlántico de la línea aérea British Airways tuvo lugar el siguiente suceso:

A una dama la sentaron en el avión al lado de un hombre de raza negra. La mujer pidió a la azafata que la cambiara de sitio, porque no podía sentarse al lado de una persona tan desagradable.

La aeromoza argumentó que el vuelo estaba muy lleno, pero que iría a revisar a primera clase a ver si por si acaso podría encontrar algún lugar libre.

Todos los demás pasajeros observaron la escena con disgusto, no solo por el hecho en si, sino por la posibilidad de que hubiera un sitio para la mujer en primera clase.

La señora se sentía feliz y hasta triunfadora porque la iban a quitar de ese sitio y ya no estaría cerca de aquella persona.

Minutos mas tarde regreso la azafata y le informo a la señora:
-Discúlpeme señora, pero efectivamente todo el vuelo esta lleno... pero afortunadamente encontré un lugar vacío en primera clase.

Sin embargo, para poder hacer este tipo de cambios le tuve que pedir autorización al capitán.

El me indico que no se podía obligar a nadie a viajar al lado de una persona tan desagradable.

La “señora" con cara de triunfo, intentó salir de su asiento, pero la empleada en ese momento se voltea y le dice al hombre de raza negra:
“¿Señor, seria usted tan amable de acompañarme a su nuevo asiento?"

Todos los pasajeros del avión se levantaron y ovacionaron la acción de la aeromoza.

Ese año, esta empleada y el capitán fueron premiados y gracias a esa actitud, la empresa British Airways se dio cuenta que no le había dado demasiada importancia a la capacitación de su personal en el área de atención al cliente, la empresa hizo cambios de inmediato; desde ese momento en todas las oficinas de British Airways se lee el siguiente mensaje:
"Las personas pueden olvidar lo que les dijiste, las personas pueden olvidar lo que les hiciste, pero nunca olvidaran como los hiciste sentir."
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1796
Puntos : 13395
Reputación : 800
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 34

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Mar Mayo 01, 2012 12:34 am

Se cuenta una historia sobre un soldado que regresaba finalmente a casa después de haber luchado en Vietnam. Él llamó a sus padres que vivían en San Francisco.

- "Mamá y Papá, dijo, Estoy volviendo a casa, pero quiero pedirles un favor. Yo tengo un amigo y me gustaría traerlo a casa conmigo".

- "Seguro," ellos contestaron, " estaremos encantados de reunirnos con él.

- "Hay algo que ustedes deben saber, el hijo continuó, "él se hirió bastante mal en el combate. Caminó sobre una mina y perdido un brazo y una pierna. Él no tiene ningún otro lugar donde ir, y yo quiero que viva con nosotros."

- "Hijo siento mucho oír eso. Quizá nosotros podemos ayudarle a encontrar algún lugar donde vivir".

- "No, Mamá y Papá, yo quiero que él viva con nosotros".

- "Pero tú no sabes lo que estás pidiendo. Alguien con semejante impedimento sería una carga terrible para nosotros. Nosotros tenemos nuestras propias vidas, y no podemos permitir que algo así interfiera con ellas. Yo pienso que lo mejor será que vuelvas a casa solo y te olvides de ese tipo. Él encontrará una manera de mantenerse vivo por su propia cuenta."

A ese punto, el hijo colgó el teléfono. Los padres no volvieron a tener noticias de él. Unos días después, sin embargo, ellos recibieron una llamada de la policía de San Francisco. Su hijo había muerto después de caerse de un edificio, les dijeron. La policía creyó que era suicidio. Apesadumbrados los padres volaron a San Francisco y fueron a la morgue para identificar el cuerpo de su hijo. Ellos lo reconocieron, pero para su espanto descubrieron también algo que ellos no sabían, su hijo tenía sólo un brazo y una pierna.
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1796
Puntos : 13395
Reputación : 800
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 34

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Miér Mayo 02, 2012 6:56 am

Un ciego con luz

Había una vez, hace cientos de años, en una ciudad de Oriente, un hombre que una noche caminaba por las oscuras calles llevando una lámpara de aceite encendida.
La ciudad era muy oscura en las noches sin luna como aquella.

En determinado momento, se encuentra con un amigo. El amigo lo mira y de pronto lo reconoce. Se da cuenta de que es Guno, el ciego del pueblo. Entonces, le dice:

-¿Qué haces Guno, tú ciego, con una lámpara en la mano?

Si tú no ves-
Entonces, el ciego le responde:

- Yo no llevo la lámpara para ver mi camino. Yo conozco la oscuridad de las calles de memoria. Llevo la luz para que otros encuentren su camino cuando me vean a mí...


No solo es importante la luz que me sirve a mí, sino también la que yo uso para que otros puedan también servirse de ella


Última edición por Paula el Dom Ago 12, 2012 1:54 am, editado 1 vez
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1796
Puntos : 13395
Reputación : 800
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 34

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Sáb Jun 30, 2012 9:27 pm

Cuando yo era niño, mi padre tenía uno de los primeros teléfonos de nuestro vecindario. Recuerdo bien la vieja caja pulida clavada a la pared y el brillante auricular colgado en el lateral de la caja. Yo era demasiado pequeño para alcanzar el teléfono, pero solía escuchar con fascinación cuando mi madre hablaba por él.

Entonces descubrí que en alguna parte dentro de ese maravilloso dispositivo, vivía una extraña persona - su nombre era "Información Por Favor" y no había nada que ella no supiese. "Información Por Favor" podía proporcionarte el nombre de cualquiera y la hora exacta.

Mi primera experiencia personal con este "genio de la lámpara" llegó un día mientras mi madre visitaba a un vecino. Divirtiéndome con el banco de herramientas del sótano, me aplasté el dedo con un martillo. El dolor era terrible, pero allí no parecía haber ninguna razón para llorar porque en casa no había nadie que me pudiese consolar. Caminé de un lado a otro por la casa chupando mi dedo palpitante y finalmente llegué a la escalera.

¡El teléfono! Rápidamente corrí a por el taburete en el recibidor y lo arrastré hasta el rellano de la escalera. Subiéndome a él, descolgué el receptor y lo mantuve junto a mi oreja. "Información Por Favor", dije al micrófono justo sobre mi cabeza. Un clic o dos y una vocecita clara habló en mi oído.

"Información." "Me he lastimado el dedo. . ." gemí al teléfono. Las lágrimas llegaron sin demasiado esfuerzo ahora que tenía audiencia.

"¿No está tu madre en casa?" preguntó. "Nadie más que yo está en casa." sollocé. "¿Estás sangrando?" "No," repliqué. "Me he golpeado el dedo con el martillo y me duele." "¿Puedes abrir la nevera?" preguntó. Dije que podía. "Entonces corta un trocito de hielo y mantenlo junto a tu dedo," dijo la voz.

Después de aquello, llamaba a "Información Por Favor" para cualquier cosa. La llamé para que me ayudara con la geografía y me dijo donde estaba Filadelfia. Me ayudo con las matemáticas. Me dijo que mi ardilla, que había cogido en el parque justo el día de antes, comería frutas y nueces.

Por aquel entonces, Petey, nuestro canario, murió. Llamé a "Información Por Favor" y le conté la triste historia. Ella escuchó y después dijo lo que usualmente los adultos dicen para consolar a un niño. Pero yo estaba desconsolado. Le pregunté, "¿Por qué los pájaros pueden cantar tan bellamente y llevar alegría a todas las familias, solo para acabar como un montón de plumas en el fondo de la jaula?" Ella debió sentir mi profunda inquietud, porque dijo sencillamente, "Paúl, recuerda siempre que hay otros mundos donde cantar."

De alguna forma me sentí mejor. Otro día estaba en el teléfono. "Información Por Favor". "Información," dijo la, ahora familiar, voz. "¿Cómo se deletrea aprieto?" pregunté.

Y todo ello tuvo lugar en un pequeño pueblo en el Noroeste de la costa del Pacífico.

Cuando tenía 9 años me mudé a través del país a Boston. Eché mucho de menos a mi amiga. "Información Por Favor" pertenecía a aquella vieja caja de madera allá en casa, y de ningún modo pensé intentarlo con el increíble y brillante nuevo teléfono situado en la mesa en el recibidor. Cuando llegué a la adolescencia, las memorias de aquellas conversaciones infantiles, en realidad nunca me abandonaron. A menudo, en momentos de duda y confusión, podía apelar a una serena seguridad y la tenía. Apreciaba ahora cuan paciente, compresiva y amable era ella para haber gastado su tiempo en un niño pequeño.

Unos pocos años más tarde, en mi ruta hacia el oeste hacia la universidad, mi avión aterrizó en Seattle. Tenía algo así como media hora entre avión y avión. Pasé alrededor de 15 minutos al teléfono con mi hermana que entonces vivía allí. Entonces, sin pensar en lo que estaba haciendo, marqué la operadora de mi pueblo natal y dije, "Información Por Favor".

Milagrosamente, oí la menuda y clara voz que conocía tan bien, "Información."

No lo había planeado, pero me oí a mí mismo diciendo, "¿Puede decirme cómo se deletrea aprieto?" Hubo una larga pausa. Entonces vino la respuesta en voz baja, "supongo que tu dedo ya debe estar curado." Reí. "Así que realmente eres tú aún," dije. "Me pregunto si tienes idea de cuánto significaste para mí en aquel tiempo." "Me pregunto," dijo ella, "si sabes lo mucho que tus llamadas significaban para mí. Nunca he tenido hijos y solía esperar tus llamadas." Le dije cuan a menudo había pensado en ella a lo largo de los años y le pregunté si podía llamarla de nuevo cuando volviera a visitar a mi hermana. "Por favor, hazlo," dijo. "Pregunta por Sally."

Tres meses después estaba de vuelta en Seattle. Una voz diferente contestó, "Información." Pregunté por Sally. "¿Es usted un amigo?" dijo ella. "Sí, un muy antiguo amigo," respondí. "Siento tener que decirle esto," dijo. "Sally había estado trabajando a tiempo parcial los últimos años porque estaba enferma. Murió hace cinco semanas." Antes de que pudiera colgar dijo, "Espere un momento. ¿Dijo que su nombre era Paúl?" "Sí." "Bien, Sally dejó un mensaje para usted. Lo anotó por si usted llamaba. Déjeme leérselo."

La nota decía, "Dile que aún digo que hay otros mundos donde cantar. Él sabrá lo que quiero decir."
__________________
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1796
Puntos : 13395
Reputación : 800
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 34

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Sáb Jun 30, 2012 9:28 pm

PEQUEÑOS DETALLES.

El alumno, según él, había terminado el cuadro. Llamó a su maestro para que lo evaluara. Se acercó el maestro y observó la obra con detenimiento y concentración durante un rato. Entonces, le pidió al alumno la paleta y los pinceles. Con gran destreza dio unos cuantos trazos aquí y allá. Cuando el maestro le regresó las pinturas al alumno el cuadro había cambiado notablemente.

El alumno quedó asombrado; ante sus propios ojos la obra había pasado de mediocre a sublime. Casi con reverencia le dijo al maestro:

¿Cómo es posible que con unos cuantos toques, simples detalles, haya cambiado tanto el cuadro?

Es que en esos pequeños detalles está el arte. Contestó el maestro.

Si lo vemos despacio, nos daremos cuenta que todo en la vida son detalles. Los grandes acontecimientos nos deslumbran tanto que a veces nos impiden ver esos pequeños milagros que nos rodean cada día. Un ave que canta, una flor que se abre, el beso de un hijo en nuestra mejilla, son ejemplos de pequeños detalles que al sumarse pueden hacer diferente nuestra existencia.

Todas las relaciones –familia, matrimonio, noviazgo o amistad- se basan en detalles. Nadie espera que remontes el Océano Atlántico por él, aunque probablemente sí que le hables el día de su cumpleaños. Nadie te pedirá que escales el Monte Everest para probar tu amistad, pero sí que lo visites durante unos minutos cuando sabes que está enfermo.

Hay quienes se pasan el tiempo esperando una oportunidad para demostrar de forma heroica su amor por alguien. Lo triste es que mientras esperan esa gran ocasión dejan pasar muchas otras, modestas pero significativas. Se puede pasar la vida sin que la otra persona necesitara jamás que le donaras un riñón, aunque se quedó esperando que le devolvieras la llamada.

Se piensa a veces que la felicidad es como sacarse la lotería, un suceso majestuoso que de la noche a la mañana cambiará una vida miserable por una llena de dicha. Esto es falso, en verdad la felicidad se finca en pequeñeces, en detalles que sazonan día a día nuestra existencia.

Nos dejamos engañar con demasiada facilidad por la aparente simpleza. No desestimes jamás el poder de las cosas pequeñas: una flor, una carta, una palmada en el hombro, una palabra de aliento o unas cuantas líneas en una tarjeta. Todas estas pueden parecer poca cosa, pero no pienses que son insignificantes.

En los momentos de mayor dicha o de mayor dolor se convierten en el cemento que une los ladrillos de esa construcción que llamamos relación. La flor se marchitará, las palabras quizá se las llevará el viento, pero el recuerdo de ambas permanecerá durante mucho tiempo en la mente y el corazón de quien las recibió.

¿Qué esperas entonces? Escribe esa carta, haz esa visita, levanta el teléfono.

Hazlo ahora, mientras la oportunidad aún es tuya. No lo dejes para después por parecerte poca cosa. En las relaciones no hay cosas pequeñas, únicamente existen las que se hicieron y las que se quedaron en buenas intenciones...
__________________


Última edición por Paula el Dom Ago 12, 2012 2:01 am, editado 1 vez
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1796
Puntos : 13395
Reputación : 800
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 34

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Sáb Jun 30, 2012 9:29 pm

El verdadero amor

Un hombre de cierta edad vino a la clínica donde trabajo para hacerse curar una herida en la mano. Tenía bastante prisa, y mientras se curaba le pregunté qué era eso tan urgente que tenía que hacer. Me dijo que tenía que ir a una residencia de ancianos para desayunar con su mujer que vivía allí. Me contó que llevaba algún tiempo en ese lugar y que tenía un Alzheimer muy avanzado.

Mientras acababa de vendar la herida, le pregunté si ella se alarmaría en caso de que él llegara tarde esa mañana.

-No, me dijo. Ella ya no sabe quién soy. Hace ya casi cinco años que no me reconoce.

Entonces le pregunté extrañado:
-Y si ya no sabe quién es usted, ¿por qué esa necesidad de estar con ella todas las mañanas?

Me sonrió y dándome una palmadita en la mano me dijo:
-Ella no sabe quién soy yo, pero yo todavía sé muy bien quién es ella.

Tuve que contenerme las lágrimas mientras salía y pensé:
"Esa es la clase de amor que quiero para mi vida. El verdadero amor no se reduce a lo físico ni a lo romántico. El verdadero amor es la aceptación de todo lo que el otro es, de lo que ha sido, de lo que será y de lo que ya no es...


Última edición por Paula el Dom Ago 12, 2012 2:01 am, editado 1 vez
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1796
Puntos : 13395
Reputación : 800
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 34

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Lun Jul 23, 2012 9:01 am

El discípulo dijo al maestro:

—He pasado gran parte de mi vida viendo cosas que no debía ver, deseando cosas que no debía desear, haciendo planes que no debía hacer.

El maestro invitó al discípulo a dar un paseo. Por el camino señaló una planta y preguntó al discípulo si sabía lo que era.

— Belladona. Puede matar a quien coma sus hojas.

— Pero no puede matar a quien se limite a contemplarla. De la misma manera los deseos negativos no pueden causar ningún mal, si tú no te dejas seducir por ellos.


Última edición por Paula el Dom Ago 12, 2012 2:02 am, editado 1 vez
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1796
Puntos : 13395
Reputación : 800
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 34

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Lun Jul 23, 2012 9:02 am

El miedo

Según un cuento chino, un rey famoso por su coraje y ecuanimidad, perdió casi todo su reino y hasta el último de sus soldados como consecuencia de los violentos ataques y saqueos de las hordas bárbaras. No le quedaban más que dos servidores y su castillo era el último bastión que impedía a los conquistadores dominar sus territorios y esclavizar las aldeas diezmadas por el continuo acoso.

Llegó el día en que se supo que los bárbaros avanzaban hacia las puertas de la ciudad con la intención de poner cerco al palacio. Se cuenta que esa noche, cuando llegaron las noticias del avance enemigo se vio el rostro del monarca marcado por el temor y la responsabilidad, pero en ningún momento abatido por el miedo.

Al amanecer el rey ordenó a sus servidores que abrieran todas las puertas y ventanas, y acto seguido se instaló en una de las almenas a fin de observar la llegada de los invasores.
Inmutable, les vio avanzar hasta la escalinata de palacio

Pero su serenidad perturbó hondamente a los bárbaros. Éstos supusieron que les esperaba una trampa en su interior. En vez de poner cerco a aquel lugar, el jefe reunió a sus hombres y tocó a retirada.

El rey dijo entonces a sus servidores: -Ved, y no olvidéis nunca que, una misma emoción, el miedo, a ellos les ha impulsado a huir atemorizados y a nosotros nos ha motivado a permanecer en nuestro puesto, encontrando una respuesta creativa a tan atemorizante situación.

(Adaptación libre de un relato anónimo de la tradición china)


Última edición por Paula el Dom Ago 12, 2012 2:03 am, editado 1 vez
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1796
Puntos : 13395
Reputación : 800
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 34

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Lun Jul 23, 2012 9:03 am

Tengo por costumbre hablar solo por largos periodos de tiempo. Antes lo hacia mientras caminaba. En ese entonces tenía el tiempo necesario para recorrer todas las distancias a pie sin la prisa de lo cotidiano. Después lo hacía mientras conducía, pero siempre era lo mismo: terminaba por darme cuenta que yo era el único auditor de las cosas que me decía.

Pero hoy será un día especial. No sé bien la razón, pero así lo sentí cuando me despertaron, me asearon y me llevaron a la sala grande con el mejor de mis trajes.
No ha cambiado mi cara ni nada de lo que me rodea, pero algo, no sé qué, me hace pensar que este día necesariamente deberá ser especial.

Hay ciertos días así en la vida de las personas. Respiramos mejor y somos más tolerantes a la violencia terrible de las cosas que nos rodean y a las voces que nos persiguen.

Este día deberá ser uno de esos días.

Miro por la ventana tratando de buscar ese algo y afuera es invierno. Yo reconozco muy bien el invierno ya que viví en el sur gran parte de mi infancia. El invierno allí es de un color café oscuro a diferencia del verano que es de color lila. No soy experto en verano, no es mi especialidad, pero en esa estación el lila lo invade todo.

Cuando llueve siento unas ganas enormes de salir a correr pero me recuerdo que no debo mojarme. Un día lo olvidé y salí pero aun hoy me arrepiento de ello: aunque todos lo niegan, yo se que se deshizo la mitad de mi rostro. Hoy debo cubrirlo con algo cada vez que puedo salir. Lo malo es que la gente me mira. Eso es malo en general, ya que si te miran no puedes pasar inadvertido. Y la mayor parte de las veces yo quisiera pasar inadvertido.

Hoy nuevamente hablé conmigo durante largas horas. Es curioso, pero lo hacia mientras tomaba un café y hablaba con los demás de otras cosas. Tenía dos conversaciones al mismo tiempo y a veces me reía de eso sin que los demás lo entendieran.

Yo estoy seguro que el invierno me evoca algo, lo presiento cuando lo veo a través del agua que escurre por los cristales y el paisaje se deforma…pero no sé que es. Sé que lo sentí alguna vez pero por mas que me esfuerzo no se qué es.

Pero hay algo especial en el día de hoy.

Tal vez extiendan el horario de visitas mas allá de las seis de la tarde y eso sea lo especial…quizás ahora si funcionen los medicamentos y pueda acallar estas voces que me persiguen por tanto tiempo…tal vez pueda recordar las cosas que me provocaron sentimientos en algún otro tiempo y eso sea lo especial del día de hoy.

Pero en realidad no importa…dentro de poco se iniciará el horario de visitas y me esforzaré en reconocer los rostros de quienes se acercarán hasta mi y aunque el dialogo que establezcamos parecerá incoherente a ratos, disfrutaré de este día que ciertamente tendrá algo especial.


Última edición por Paula el Dom Ago 12, 2012 2:04 am, editado 1 vez
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1796
Puntos : 13395
Reputación : 800
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 34

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Lun Jul 23, 2012 9:04 am

EL CIENTIFICO Y SUS OTROS

Un científico que descubrió el arte de reproducirse a sí mismo tan perfectamente que resultaba imposible distinguir el original de la reproducción.

Un día se enteró de que andaba buscándole el Ángel de la Muerte, y entonces hizo doce copias de sí mismo.

El ángel no sabía cómo averiguar cuál de los trece ejemplares que tenía ante sí era el científico, de modo que los dejó a todos en paz y regresó al cielo.

Pero no por mucho tiempo, porque, como era un experto en la naturaleza humana, se le ocurrió una ingeniosa estratagema.

Regresó de nuevo y dijo: "Debe de ser usted un genio, señor, para haber logrado tan perfectas reproducciones de sí mismo, sin embargo, he descubierto que su obra tiene un defecto, un único y minúsculo defecto".

El científico pegó un salto y gritó: "¡Imposible! ¿Dónde está el defecto?".

"Justamente aquí", respondió el ángel mientras tomaba al científico de entre sus reproducciones y se lo llevaba consigo. "Todo lo que hace falta para descubrir al 'ego' es una palabra de adulación o de crítica".


Última edición por Paula el Dom Ago 12, 2012 2:05 am, editado 1 vez
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1796
Puntos : 13395
Reputación : 800
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 34

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Lun Jul 23, 2012 9:05 am

Tristeza y Enfado

Cuentan que la Tristeza y el Enfado vagaban por el mundo.

El Enfado, pues como es, siempre tenía prisa, lo hacía todo corriendo sin importarle el resultado de sus esfuerzos, caía mal a todo el mundo, y odiaba todo y a todos.

La Tristeza pues, más tranquila y menos solitaria, que muy poco a poco pero con buenos resultados, intentaba que todo le saliera bien, pues no le importaba qué pensasen los demás, si no que vivía para él, y punto.

Un día el Enfado y la Tristeza se encontraron por primera vez en la vida.

Los dos se dieron un baño en un lago conocido como Lago Ntsé; que curaba todo mal.

La Tristeza iba muy dispacito, y cuando se metió en el lago el Enfado ya salía.

Tan deprisa como fué, y sin darse cuenta, el Enfado cogió la ropa de la Tristeza, y pues, al salir, la Tristeza se puso la ropa del enfado.

Cuentan que desde entonces, detrás de cada enfado solo hay una profunda y absoluta tristeza.

Y detrás de la tristeza solo hay un confundido y sin sentido enfado.


Última edición por Paula el Dom Ago 12, 2012 2:05 am, editado 1 vez
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1796
Puntos : 13395
Reputación : 800
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 34

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Lun Jul 23, 2012 9:05 am

Mirando las estrellas

Mirando las estrellas me di cuenta, que en cada una de ellas existe un paraíso.

Mirándolas a ellas descubrí la infinidad de cosas que perdemos. Ellas que están allá, tan lejos de éste mundo, al menos sobreviven con su pequeño brillo; y nosotros acá, tan llenos de momentos, nos sentimos morir cuando algo se termina.

Mirando las estrellas comprendí el valor que no damos a la vida. Cuando ésta sin querer nos quita cosas, pensamos que es injusta y olvidamos que sin ella no seríamos quienes somos.

Hoy sin pensar vi volar una estrella en su gran mundo. . . La vi volar sin rumbo y la noté perdida. Me di cuenta que a veces no sólo en éste mundo existe soledad . . . que ellas también la sienten, como cualquier persona, pero al menos siguen brillando, buscando una razón para salir de ella.

En cambio acá, nosotros, pensamos que estar solos es el fin de la vida; y no nos damos cuenta que a veces la soledad nos ayuda a encontrar respuestas que no estaban.

Mirando las estrellas pude ver, que la felicidad llega en cualquier momento. . . que todo se termina en éste mundo, . . . hasta lo más hermoso, . . . hasta lo más molesto y doloroso.

Hoy mirando una estrella, sentí el calor aquel del amor que se fue... Y descubrí que en ella están los sueños, los besos y aquel tiempo que se perdió algún día.

Comprendí que el amor tiene un millón de vueltas . . . Que a veces nos sorprende . . . nos da felicidad, y a veces se transforma en lo peor que hay. Mirando una de ellas, crecí un poquito más.

Aprendí a sonreír, y a ver la realidad.Mirando una de ellas, pude ver la verdad:

que no sirve el ORGULLO cuando existe AMISTAD;
que no sirve LLORAR cuando un amor se va;
que no vale la pena aprender a CALLAR;
que no existen FRONTERAS cuando tenemos VIDA
y que aprender a VIVIR, ES LO MEJOR QUE HAY ! ! ! !


Última edición por Paula el Dom Ago 12, 2012 2:06 am, editado 1 vez
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1796
Puntos : 13395
Reputación : 800
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 34

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Lun Jul 23, 2012 9:06 am

Cuando los payasos lloran.

Llegamos a la entrada del hospital, nos saludamos tod@s con cariño, somos un grupo bonito, de todos los tamaños, colores, razas, géneros, edades y profesiones. Entramos como es usual y saludamos a las enfermeras de cada fin de semana; a medida que nos vamos adentrando, muchos reconocen nuestras camisas y se esbozan en sus rostros sonrisas, esas que nos recuerdan que lo que hacemos vale 100% la pena.

Entramos al cuarto de enfermeras, donde nos dividimos por género para cambiarnos y penetrar en nuestras personalidades de clown... miles de chistes, miles de bromas, y narices multicolores que se van asomando una detrás de la otra hacia el pasillo. Los pasilleros (encargados de grupo en ubicarnos para la faena) nos informan el número de niños y las alas del hospital que podemos visitar este día (no siempre se pueden todas, depende de los casitos que allí se encuentren) Nos armamos en duplas y en triplas -nunca trabajamos solos, es importante el compañero tanto para el acto como para apoyo eventual- y nos disponemos a entrar en las salas... ya los pacientes e impacientes (forma de llamar a enfermitos y parientes que acompañan) comienzan a sonreír, esa mañana será un poco distinta para ellos, habrá un poco de risa, diversión y sobre todo distracción, que liberará el alma y desdramatizará el ambiente.

La jornada pasa como de costumbre en las primeras visitas, hacemos reír y reímos, entregamos sonrisas y juegos, a cambio de gratificación personal... durante una hora cambiamos inyecciones por espadas de globos atrapa estrellas, convertimos camas hospitalarias en naves espaciales, corredores en pasillos estelares, cambures (bananas) en celulares inalámbricos, libélulas de globos en atrapa besos y estetoscopios en risoscopios que miden los pulsos cardíacos en la cabeza o en el trasero jeje... hacemos actos de magia con trucos visibles, y pacientes e impacientes disfrutan de actos simples y "tontos" que se convierten en la mejor medicina: la sonrisa.

Nos despedimos de esa sala y nos dirigimos a sala de cuidados intensivos e hidratación... entramos en dos de ellas, en otras dos no nos es permitido, pero dejamos pegadas nuestras muecas en los cristales para desde lejos, igual hacer reír... y dejamos ilusión a los niños en perritos, libélulas, espadas, flores y mariposas de globos, que son entregadas por las enfermeras encargadas. En una de las salas, tres miniaturas ubicadas entre cojines o sillas de cargar para facilitarles la respiración, con mascaritas de oxígenos más grandes que sus diminutos rostros, estremece a un miembro de mi tripla... la coloco detrás, pegada a mi, y le invito con gestos sólo a sacar sus manos a través de mis brazos y realizar maripositas con globos para dejárselas a las mamás de las miniaturitas, mientras escucho su silencioso sollozo detrás mis trenzas... de aquí salimos rápido, no hay mucho qué hacer... en el pasillo, las dos nos abrazamos fuerte a nuestro tercer integrante, un hermoso ser largo que transpira corazones, sólo recuperando fuerzas.

Bajamos a emergencia, un largo pasillo lleno de camillas con montones de caritas, con miles de expresiones, y una hilera de payasos haciendo su trabajo en cada camilla, con cada paciente, con cada impaciente... vamos a sala de espera, y de pronto, un movimiento fuera de lo normal y el clamor de una mamá, un clamor que ahoga el alma y paraliza las piernas, nos detiene por unos instantes en nuestra labor, pero recordamos que estamos allí justamente para distraer, incluso, para distraer momentos como este, y continuamos regalando sonrisas.

Se acaba la faena... para desdramatizar un poco lo vivido, viene una sesión de fotos locas entre tod@s. Al terminar, nos dirigimos de nuevo al cuarto de enfermeras, un grupo -entre esas la chica de mi tripla y yo- nos cambiamos en una silenciosa rapidez, otras ríen comentando detalles de su faena.

Es costumbre, al salir, reunirnos de nuevo en el estacionamiento del hospital, y allí volcar nuestras experiencias de día, nuestros momentos vividos, retroalimentarnos... dejarlo dentro, puede incluso enfermarnos... hoy fue una faena en la que muchos payasos volcamos lágrimas, y no faltaron los abrazos, a brazos y a palabras.

Esto te acerca a la vida, porque te enfrenta a lo más real de ella


Última edición por Paula el Dom Ago 12, 2012 2:07 am, editado 1 vez
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1796
Puntos : 13395
Reputación : 800
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 34

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Lun Jul 23, 2012 9:07 am

La Pluma de Forrest Gump...

- Abuelo ?
- Si?
- Ayer volví a ver aquel film que a ti te gustó
- Cuál, mi querido?
- Aquel del hombre que era "como tonto" y se queda contándole historias a la gente que espera el Bus en la parada ...
- Ah, si ... Forrest Gump...
- Ese !!!
- Y a ti te gusto esa película ?
- Me gustó pero...no entendí una cosa ...
- Qué?
- Cuando comienza el film, se veía una pluma volando, que vuela, vuela y cae en el cuello de Forrest Gump. El ,la guarda en un libro y comienza a contar la historia para un montón de gente.
- Exacto.
- Entonces, al final, él abre el libro y ella sale volando otra vez.
Para que sirve esa pluma, Abuelo?
- Bien mi amor , ello se explica en el final. Tal vez tu lo has percibido.
- Claro que no.
- Forrest Gump no es una persona igual a las demás: el tiene un límite de inteligencia...
El tiene una inteligencia de una criatura de cinco años, por eso tiene dificultad de entender las cosas como las otras personas.
Es un hombre grande con la cabeza de un niño, no es medio bobo ni retardado, esta bien?
- Abú.
- Tu quieres saber por qué la pluma comienza en el film volando hasta posarse en el cuello de Forrest Gump, y después sale volando de nuevo, no?
- Si eso!!!.
- Entonces..., al final del film, él cuenta que en su vida hubo dos personas que lo influenciaron mucho: una fue su madre, y otra, su amigo que el conoció en la guerra de Vietnam, que es el teniente Dan. Y su madre le enseñó a él, que tener una deficiencia no es disculpa para desistir de la vida. Ella se opuso a colocarlo en una escuela para
deficientes, y siempre empujó al hijo hacia adelante, siempre le enseñó a no conformarse con sus propias limitaciones. Forrest fue a la escuela, estudió, y tuvo un problema en la columna que lo obligo a usar aquel aparato horrible, Tu te acuerdas?
- Me acuerdo, si!.
- Hay una escena que a tu abuelo le gustó mucho en ese film, "fue aquella en que varios chicos valentones corren detrás de él". Ellos quieren burlarse y hasta pegarle, y su amiguita le grita: - Corre, Forrest,corre!,
Y él empieza a correr con aparato y todo..., corre, y , la camioneta atrás de él, los chicos gritando..., a medida que él corría, el aparato se fue cayendo, pedazo por pedazo, y cuanto mas él se libraba del aparato ortopédico más rápido él conseguía correr, hasta entrar corriendo en un campo sembrado dejando atrás a sus perseguidores...
- Abuelito ?
- Si?
- Tu estas llorando?
- No..., no querido, es que el abuelo se olvida de ponerse gotas de colirio (eso decía mientras enjugaba algunas de sus lágrimas).
- Por qué a ti te gusta tanto esa escena, Abú?
- Porque los abú encuentran esa escena muy emocionante, muy alegórica.
- Ale que?
El abuelo se rió.
- Alegórica. Quiere decir que ella tiene un significado mayor del que vemos en el film.
- Cuál significado?
- En la vida , la gente quiere enderezar todo, mi querido y a veces tenemos que pasar mucho miedo, para podernos librar de nuestros aparatos..., de nuestras muletas. Forrest descubre que ya está listo, que puede correr como ninguno, y más lejos que cualquier niño valentón y bobo...
Encontró la meta que quería hallar finalmente, perdona querido que debo sonarme un poco la nariz.
- Abueli?
- Si?
- Es por eso que tenemos miedo?
- Creo que si....
- Tenemos miedo de tirar las muletas? y los aparatos. E ir hacia adelante.
- Entiendo...
- Abuelito?
- Habla.
- Y la pluma ?
- Ay... ya me, me estaba olvidando... entonces, yo te dije que la madre de Forrest Gump le enseño a no quedarse con sus problemas, y a nunca intimidarse con las dificultades. Ella le enseño que en la vida, Dios da una serie de cartas para que la gente juegue, y tenemos que aprovechar de nuestras cartas lo mejor posible.
- Y la pluma?
- Ya va, ya va... la otra persona importante en la vida de Forrest Gump es su amigo, teniente Dan. Juntos, ellos fueron a la guerra, tuvieron luego un pesquero, armaron una empresa y se hicieron muy ricos. El teniente Dan le enseñó que en la vida, la gente es como una plumita llevada por el viento, de un lado para otro, y nunca pueden descubrir para dónde va el soplo de Dios..., nunca la gente sabe para que lado va la pluma.
Se hizo un silencio grave.
- Cómo ?
- Cuando tu crezcas, vas a percibir como nuestro destino es caprichoso, mi bien.
Un día estamos aquí, y otro día estamos allá, como si algo estuviera soplando la vida para allá y para acá... para allá y para acá. (hizo un movimiento con la mano, simulando como volaba la pluma.
El niñito acompañó el movimiento con los ojos.
- Quiere decir que la gente no sabe para dónde va esa pluma?
- La gente no sabe... solo lo sabe, cuando la gente llega a la edad que llegó tu abuelito, aquí, podemos percibir los caminos misteriosos que la pluma toma en el aire, hasta posarse, segura, en el cuello Dios. Mas eso la gente sólo lo descubre después de pasar mucho tiempo tratando de adivinar cuál es la dirección del viento, cuál es la humedad relativa del aire, cuál es el peso de la pluma, como el caos a veces va a mandar la dirección que la pluma va tomar.

Movió la cabeza, en su gesto característico.
- Abuelito?
- Si?
- Qué pasa cuando la gente deja de querer adivinar para dónde va esa pluma?

- La gente se deja llevar por el viento, mi querido.
- Quiere decir que tú le das la razón a la madre y al amigo de Forrest?
Se sintió una agradable sensación de sorpresa.
- Eso mismo! Cómo eres experto!!!!, Yo le doy la razón a los dos. La gente juega de la mejor manera, con el máximo empeño, pero también
respeta las órdenes del viento. Te gustó?

- Me gustó mucho, mucho... sabes, Abú, es tan bueno tenerte cerca... será que un día ese viento te va a llevar lejos de mi? y se estremeció ligeramente.

- No, mi bien ... por mas lejos que vayan nuestras plumas, nuestros corazones van a estar siempre cerca uno del otro, esta bien?

- Esta bien.
Y quedaron en silencio ya habían conversado.

- Voy a correr un poco si?

- Eso, ve a correr como Forrest Gump.

- Voy a correr hasta cansarme!!!.

- Eso. Ve mi amor.

Mal consiguió disfrazar la voz embargada de lágrimas


Última edición por Paula el Dom Ago 12, 2012 2:08 am, editado 1 vez
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1796
Puntos : 13395
Reputación : 800
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 34

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Lun Jul 23, 2012 9:08 am

"LA VENTANA Y EL ESPEJO"

Un joven muy rico fue a ver a un rabino y le pidió consejo para orientar su vida.
Este lo condujo hacia la ventana y le preguntó:
- ¿Qué ves a través de los vidrios?

- Veo hombres que van y vienen y un ciego que pide limosna en la calle.

Entonces el rabino le mostró un gran espejo y nuevamente lo interrogó:

- Mira este espejo y dime ahora qué ves.

- Me veo a mí mismo.

- ¡Y ya no ves a los otros! Repara en que la ventana y el espejo están hechos ambos de la misma materia prima, el vidrio. Pero en el espejo, porque tiene una fina lámina de plata pegada al vidrio, no ves más que tu persona. Debes compararte con estas dos especies de vidrio. Pobre, veías a los otros y sentías compasión por ellos. Cubierto de plata –rico-, apenas te ves a ti mismo. Sólo valdrás algo cuando tengas el coraje de arrancar el revestimiento de plata que te cubre los ojos y puedas nuevamente ver y amar a los demás.

Autor: Paulo Coelho


Última edición por Paula el Dom Ago 12, 2012 2:09 am, editado 1 vez
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1796
Puntos : 13395
Reputación : 800
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 34

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 5 de 12. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6 ... 10, 11, 12  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.