Cuentos para pensar

Página 9 de 12. Precedente  1, 2, 3 ... 8, 9, 10, 11, 12  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Sáb Jun 08, 2013 11:02 pm

¿Y tú qué Reflejas?

Un día llegó un grupo de escaladores procedentes de alguna ciudad. Ciertamente fue un evento de lo más insólito. No estuvieron allí más de tres horas.

Mientras los montañeros reposaban un poco, una de las muchachas sacó de la mochila un espejito de mano. En unos instantes se vio rodeada de un ejército de niñas pequeñas que la miraban en silencio abriendo y cerrando los ojos con la solemnidad que da el asombro.
Nunca habían visto un espejo.

- ¿Qué es eso que tienes en la mano? -le preguntó la más pequeña señalando el espejo con su dedo regordete.
- ¿Esto?... ¡Un espejo! -dijo la muchacha- ¿Nunca has visto uno?

El grupo de niñas negó al unísono moviendo la cabeza y sin separar la vista de aquel objeto maravilloso. Verlas era un espectáculo encantador e incluso la escaladora, acostumbrada a grupos de admiradores, quedó prendida de su sencillez.
- ¡Qué cosas! -dijo- Tú nunca has visto uno y yo no podría vivir sin él... toma, te lo regalo.

Y entregó el espejito a la más pequeña. La niña clavó los ojos en su mano, asombrada, después sonrió y mirando intensamente a la chica le dio un sonoro beso en la mejilla.

Pero después de unos momentos la niña volvió y entregó el espejo.
-¿Qué pasó? -dijo la escaladora- ¿No lo quieres?
-No, es que... ¡en éste sólo aparece mi cara! -respondió la niña- Verse a sí misma todo el tiempo es bien aburrido... ¿no tienes otro donde aparezcan mi papá, mi mamá y mis amigos?

¿Y tú? ¿Qué tipo de espejo te haría feliz?

Autor: Miguel Segura
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1793
Puntos : 12812
Reputación : 797
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 33

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Sáb Jun 08, 2013 11:03 pm

Mejor, se feliz

Era un profesor comprometido y estricto, conocido también por sus alumnos como un hombre justo y comprensivo.

Al terminar la clase, ese día de verano, mientras el maestro organizaba unos documentos encima de su escritorio, se le acercó uno de sus alumnos y en forma desafiante le dijo:
- Profesor, lo que me alegra de haber terminado la clase es que no tendré que escuchar más sus tonterías y podré descansar de verle esa cara aburridora.

El alumno estaba erguido, con semblante arrogante, en espera de que el maestro reaccionara ofendido y descontrolado.

El profesor miró al alumno por un instante y en forma muy tranquila le preguntó:
- ¿Cuándo alguien te ofrece algo que no quieres, lo recibes?

El alumno quedó desconcertado por la calidez de la sorpresiva pregunta.
- Por supuesto que no. - contestó de nuevo en tono despectivo el muchacho.

- Bueno, -prosiguió el profesor, - cuando alguien intenta ofenderme o me dice algo desagradable, me está ofreciendo algo, en este caso una emoción de rabia y rencor, que puedo decidir no aceptar.

- No entiendo a qué se refiere. - dijo el alumno confundido.

- Muy sencillo, -replicó el profesor-,
Tú me estás ofreciendo rabia y desprecio y si yo me siento ofendido o me pongo furioso, estaré aceptando tu regalo, y yo, mi amigo, en verdad, prefiero obsequiarme mi propia serenidad.
- Muchacho, -concluyó el profesor en tono gentil-,
Tu rabia pasará, pero no trates de dejarla conmigo, porque no me interesa, yo no puedo controlar lo que tú llevas en tu corazón pero de mí depende lo que yo cargo en el mío.
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1793
Puntos : 12812
Reputación : 797
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 33

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Sáb Jun 08, 2013 11:03 pm

El agua dormida

Un anciano esperaba sentado en un banco la llegada de su nieto y al hacerlo este le comento enérgicamente los diferentes sucesos que le habían acontecido durante el día, y se quejaba de que siendo el mejor jugando a un deporte le hubiesen puesto a hacer otro que no le gustaba tanto, y que además no se le daba tan bien, estaba realmente indignado con esto, hasta el punto que aquel anciano decidió contarle una historia :

"Llegue a un cruce en el que debía decidir por donde continuar, había tres caminos que se perdían por el horizonte, dos en la tierra y uno en el cielo, meditándolo continué por el que parecía menos transitado siendo este la vereda terrenal de mi izquierda, después este se ramifico en otros tres mas y volví a elegir por donde marchar, de nuevo en otros cinco se dividía el destino, así fue como anduve varios días tentando al azar para que me mostrase un hermoso lugar.

En estos parajes la tarde y la noche prácticamente eran lo mismo y los amaneceres eran una autentica explosión de luz, pero según avanzaba fui notando que cada vez la oscuridad era mayor y la luz apenas llegaba a mi por unos instantes, la quietud iba reinando y así fue durante días hasta la mañana que llegue a un pequeño rincón que parecía ser el final del camino. En este lugar el silencio parecía ser absoluto, ni las aves se acercaban, no parecía haber ningún insecto, en el centro una charca que al contemplarla era cono mirar el infinito, la hierba se había detenido como si fuera hecha del oleo de los cuadros.

Un recóndito paraje, reducido y estático como si fuera una sola imagen, asomarse al agua de esa charca era como hacerlo a un pozo que parecía no tener fin, allí halle descanso, el sueño poco a poco fue haciendo que me olvidara de todo hasta mientras me iba recostando con el cobijo del silencio.

Cuando desperté tuve la sensación de haber dormido mucho tiempo, me encontraba lleno de paz y sediento, aquel lugar seguía exactamente igual, era como haber descubierto el secreto de la belleza eterna. Me acerque a la charca de aguas invisibles para saciar mi sed, lentamente me arrodillé y extendí mis manos , el primer contacto con el agua apenas lo sentí y muy despacio se fue creando una diminuta onda en el agua, después algunas mas y finalmente sentí el agua en mis labios, al hacerlo fue como si aquel lugar regresase a la vida, las plantas sentían una pequeña brisa mecerlas, una libélula se me poso en el hombro y en las ramas de los arboles cercanos empezaron unos pájaros a llenar el silencio con sus cantos.

Había despertado aquel lugar al mecer el agua, horas después me marche y mientras me iba podía sentir como aquel lugar volvía a quedarse en silencio, lleno de vida pero... con el agua dormida."

A veces en la vida uno deja de hacer lo mejor sabe para aprender muchas otras cosas necesarias, siempre podremos obrar de mejor forma cuando sepamos cómo es todo lo demás, y no debemos dejar de hacer las cosas importantes por aquellas que son las que más nos gustan, pues estas siempre estarán ahí esperándonos como el agua dormida.

Autor: Jose Francisco Delgado Abad
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1793
Puntos : 12812
Reputación : 797
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 33

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Sáb Jun 08, 2013 11:04 pm

Cuento del Tigre o la Dama

Se dice que en la remota antigüedad vivió un rey semi-bárbaro que administraba justicia de un modo a la vez espectacular y caprichoso. Para castigar los delitos especialmente graves había imaginado una singular ordalía. El acusado era conducido cierto día señalado a la arena de un circo en cuyas gradas se encontraba reunido todo el pueblo. Ante él había dos puertas. Tras una de ellas aguardaba un tigre hambriento, el más fiero que se había podido conseguir para la ocasión; tras la otra estaba una hermosa doncella, atractiva y virginal. Sólo el rey conocía al inquilino que aguardaba en cada puerta. El reo debía elegir forzosa e inmediatamente una u otra de ellas: en ambos casos, su suerte estaba echada. Si aparecía la fiera, moría destrozado en pocos segundos; si salía la dama, debía desposarla sin dilación y con la mayor pompa, apadrinado por el propio monarca, derogándose cualquier matrimonio o compromiso que pudiera antes haber contraído.

En cierta ocasión, un criminal estaba acusado de un delito especialmente grave. Siendo un simple plebeyo, se había atrevido a cortejar en secreto a la hija única del rey y ésta había correspondido apasionada y clandestinamente a su amor. Para su juicio en la arena fatídica, el bárbaro rey se esmeró especialmente en la búsqueda del más voraz de los tigres pero también seleccionó a la más deliciosa de las doncellas como alternativa. Convulsa, la princesa amante se vio lacerada por una doble angustia: a un lado, ver el cuerpo tan querido y acariciado despedazado a zarpazos; en el otro, contemplar a su enamorado unido conyugalmente con una señorita preciosa, a cuyos encantos ella sabía bien que el joven culpable no era precisamente indiferente. Con ardides de mujer y arrogancias de princesa, logró enterarse de cuál era la puerta que en la arena correspondía a cada uno de ambos indeseados destinos. El muchacho apareció sobrecogido en el circo, abrumado por la expectación de la multitud. También él conocía el íntimo dilema de su amada y desde el ruedo le lanzó una mirada de súplica: «¡Sólo tú puedes salvarme!» Con gesto discreto pero inequívoco, la princesa señaló la puerta de la derecha. Y por ella optó sin vacilar el condenado.

El relato de Stockton concluye de la siguiente manera:

«El problema de la decisión de la princesa no puede considerarse con ligereza, y yo no pretenderé ser la única persona capaz de resolverlo. Por lo tanto, dejo que respondan todos ustedes: ¿quién salió por la puerta abierta... la dama o el tigre?»
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1793
Puntos : 12812
Reputación : 797
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 33

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Sáb Jun 08, 2013 11:04 pm

"Ansias de volar"...

Desde lo alto de aquel desfiladero, se divisaba un hermoso paisaje, un profundo y verde valle horadado por el cauce serpenteado de un río, que le invitaba a bajar hasta él y apagar la terrible sed que sentía desde hacía varias horas; pero no podía dejarse ganar por los deseos, conocía sus limitaciones…

Hasta su agudizado olfato, llegaba el penetrante aroma de las vistosas flores silvestres que se entremezclaban con el agradable olor que desprendía el matorral compuesto por la jara, el brezo y la retama.
Aquel paisaje estaba a la vez, salpicado por las flores del cardo, amapolas, dientes de león y la pequeña flor del trébol, conformando todo ello un precioso tapiz policromado.

Un sol radiante, bañaba con sus dorados rayos, gran parte del valle; su "casa" estaba situada en lo más alto del farallón que dominaba todo el despeñadero, desde donde se divisaba el más bello paisaje del país.
Muy pronto sus padres volverían al hogar y podría calmar la sed y el hambre que le estaba torturando.

No pudiendo hacer otra cosa más que esperar, el hastío pudo con él hasta quedar dormido... Y sumido en aquel profundo sueño, comenzó a soñar…
Su cuerpo se había transformado, de pronto era mucho más grande y más fuerte, y de sus omóplatos habían surgido dos vigorosas alas que le impulsaban a volar. Entonces comenzó a saltar sobre la roca sobre la que estaba situada su morada. Sus grandes alas comenzaron a agitarse, haciendo que sus saltos cada vez fueran más y más altos hasta que su impulso le permitió remontar el vuelo dejándose deslizar entre las blancas nubes.

De ese modo fue recorriendo todo el valle, compitiendo en su vuelo, con los halcones y demás aves rapaces que habitaban en aquel lugar.
De pronto, su ensueño fue interrumpido por unos agudos graznidos, aquel ruido le era muy familiar. Y eran emitidos por una pareja de halcones, que con un rápido y fuerte batir de sus alas levantaron un remolino de polvo, mientras soltaban agudos reclamos de sus curvados picos.
¡Por fin! acabó su tortura, ahora podría comer y beber todo lo que deseara… sus padres habían vuelto al nido.

Autor: Roberto Santamaría
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1793
Puntos : 12812
Reputación : 797
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 33

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Sáb Jun 08, 2013 11:05 pm

El espejo

Cristian casi no vio a la señora, en el auto parado al costado de la carretera. Llovía fuerte y era de noche. Pero se dio cuenta que ella necesitaba de ayuda…

Así paro su auto y se acercó. El auto de la señora olía a tinta, de tan nuevo. La señora pensó que pudiera ser un asaltante? El no inspiraba confianza, parecía pobre y hambriento.

Cristian percibió que ella tenía mucho miedo y le dijo: “Estoy aquí para ayudarla madame, no se preocupe. Por que no espera en el auto que está más calientito? A propósito, mi nombre es Cristian”

Bueno, lo que pasaba es que ella tenía una llanta pinchada y para colmo era una señora de edad avanzada, algo bastante incomodo. Cristian se agacho, colocó el gato mecánico y levantó el auto. Luego ya estaba cambiando la llanta. Pero quedo un poco sucio y con una herida en una de las manos…

Cuando apretaba las tuercas de la rueda ella abrió la ventana y comenzó a conversar con él. Le contó que no era del lugar, que solo estaba de paso por allí y que no sabía como agradecer por la preciosa ayuda. Cristian apenas sonrió mientras se levantaba.

Ella preguntó cuanto le debía. Ya había imaginado todas las cosas terribles que podrían haber pasado si Cristian no hubiese parado para socorrerla. Cristian no pensaba en dinero, le gustaba ayudar a las personas…

Este era su modo de vivir. Y respondió: “Si realmente quisiera pagarme, la próxima vez que encontrase a alguien que precise de ayuda, dele a esa persona la ayuda que ella precise y acuérdese de mi”…

Algunos kilómetros después la señora se detuvo en un pequeño restaurant, la camarera vino hasta ella y le trajo una toalla limpia para que secase su mojado cabello y le dirigió una dulce sonrisa…

La señora notó que la camarera estaba con casi ocho meses de embarazo, pero la misma no dejó que la tensión y los dolores le cambiaran su actitud…

La señora quedó curiosa en saber como alguien que teniendo tan poco, podía tratar tan bien a un extraño. Entonces se acordó de Cristian. Después que termino su comida, y mientras la camarera buscaba cambio, la señora se retiro…

Cuando la camarera volvió quiso saber donde la señora pudo haber ido, cuando noto algo escrito en la servilleta, sobre la cual tenía 5 billetes de $ 100.

Le cayeron las lágrimas de sus ojos cuando leyó lo que la señora escribió. Decía:

Tú no me debes nada, yo tengo bastante. Alguien me ayudo hoy y de la misma forma te estoy ayudando. Si tú realmente quisieras reembolsarme este dinero, no dejes que este círculo de amor termine contigo, ayuda a alguien…

Aquella noche, cuando fue a casa, cansada se acostó en la cama, su marido ya estaba durmiendo y ella quedó pensando en el dinero y en lo que la señora dejó escrito…

Como puede esa señora saber cuanto ella y el marido precisaban de aquel dinero? Con el bebe que estaba por nacer el próximo mes, todo estaba difícil…

Quedo pensando en la bendición que había recibido, y dio una gran sonrisa…

Agradeció a Dios y se volvió hacia su preocupado marido que dormía a su lado, le dio un beso suave y susurró:

-Todo estará bien; te amo… Cristian!

(Adaptación de un cuento tradicional oriental)
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1793
Puntos : 12812
Reputación : 797
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 33

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Sáb Jun 08, 2013 11:05 pm

El discípulo dijo al maestro:

—He pasado gran parte de mi vida viendo cosas que no debía ver, deseando cosas que no debía desear, haciendo planes que no debía hacer.

El maestro invitó al discípulo a dar un paseo. Por el camino señaló una planta y preguntó al discípulo si sabía lo que era.

— Belladona. Puede matar a quien coma sus hojas.

— Pero no puede matar a quien se limite a contemplarla. De la misma manera los deseos negativos no pueden causar ningún mal, si tú no te dejas seducir por ellos
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1793
Puntos : 12812
Reputación : 797
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 33

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Vie Jul 05, 2013 8:53 am

Cerrando etapas

Siempre es preciso saber cuándo se acaba una etapa de la vida
Si insistes en permanecer en ella, más allá del tiempo necesario, pierdes la alegría y el sentido del resto.
Cerrando círculos, o cerrando puertas, o cerrando capítulos. Como quieras llamarlo, lo importante es poder cerrarlos, dejar ir momentos de la vida que se van clausurando
¿Terminó con su trabajo?, ¿Se acabó la relación?, ¿Ya no vive más en esa casa?, ¿Debe irse de viaje?, ¿La amistad se acabó?
¿Ya no eres un niño?
Puede pasarse algún tiempo de su presente "repasando" los “porqués”, rebobinando el casette para tratar de entender por qué sucedió tal o cual hecho.
El desgaste sería infinito porque en la vida, usted, yo, su amigo, sus hijos, sus hermanas, todos y todas, estamos abocados a ir cerrando capítulos, a pasar la hoja, a terminar con etapas o con momentos de la vida y seguir adelante.
No podemos estar en el presente añorando el pasado.
Ni siquiera preguntándonos por qué. Lo que sucedió, sucedió, y hay que soltar, hay que desprenderse.
No podemos ser niños eternos, ni adolescentes tardíos, ni empleados de empresas inexistentes, ni tener vínculos con quien no quiere estar vinculado a nosotros.
No ¡Los hechos pasan y hay que dejarlos ir! Por eso a veces es tan importante destruir recuerdos, regalar pertenencias cambiar de casa, tirar documentos, vender o regalar tus libros. Los cambios externos pueden simbolizar procesos interiores de superación.
Dejar ir, soltar, desprenderse.
En la vida nadie juega con las cartas marcadas, y hay que aprender a perder y a ganar. Hay que dejar ir, hay que pasar la hoja, hay que vivir con sólo lo que tenemos en el presente! El pasado ya pasó.
Por eso .... cierre, clausure, limpie, tire, oxigene, despréndase, sacuda, suelte.
Hay tantas palabras para expresar esa salud esencial
Y cualquiera que sea la que escoja,
le ayudará definitivamente a seguir
para adelante con confianza.
¡Esa es la vida!
Paulo Coelho.
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1793
Puntos : 12812
Reputación : 797
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 33

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Vie Jul 05, 2013 8:53 am

Pan tostado

Después de un largo día en el trabajo, mi mamá puso un plato de salchichas y pan tostado muy quemado frente a mi papá. Recuerdo estar esperando ver si alguien lo notaba....Sin embargo, aunque mi padre lo notó, alcanzó un pan tostado, sonrió a mi madre y me preguntó cómo me había ido en la escuela.
No recuerdo lo que le contesté, pero sí recuerdo verlo untándole mantequilla y mermelada al pan tostado y comérselo todo. Cuando me levanté de la mesa esa noche, recuerdo haber oído a mi madre pedir disculpas a mi padre por los panes tostados muy quemados.
Nunca voy a olvidar lo que dijo:
... "Cariño no te preocupes, a veces me gustan los panes tostados bien quemados."

Más tarde esa noche fui a dar el beso de las buenas noches a mi padre y le pregunté si a él le gustaban los panes tostados bien quemados. Él me abrazó y me dijo estas reflexiones:

Tu mamá tuvo un día muy duro en el trabajo, está muy cansada y, además, un pan tostado un poco quemado no le hace daño a nadie.....
La vida está llena de cosas imperfectas y gente imperfecta; aprender a aceptar los defectos y decidir celebrar cada una de las diferencias de los demás, es una de las cosas más importantes para crear una relación sana y duradera.
Un pan tostado quemado no debe romper un corazón.
La comprensión y la tolerancia es la base de cualquier relación.
Sé más amable de lo que tú creas necesario, porque todas las personas, en este momento, están librando algún tipo de batalla.
Todos tenemos problemas y todos estamos aprendiendo a vivir y lo más probable es que no nos alcance la vida para aprender lo necesario.

El camino de la felicidad no es recto. Existen curvas llamadas EQUIVOCACIONES, existen semáforos llamados AMIGOS, luces de precaución llamada FAMILIA, y todo se logra si tienes:
Una llanta de repuesto llamada DECISIÓN, un potente motor llamado AMOR, un buen seguro llamado FE, abundante combustible llamado PACIENCIA
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1793
Puntos : 12812
Reputación : 797
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 33

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Vie Jul 05, 2013 8:54 am

Bambú japonés

No hay que ser agricultor para saber que una buena cosecha requiere de buena semilla, buen abono y riego constante.

También es obvio que quien cultiva la tierra no se para impaciente frente a la semilla sembrada, halándola con el riesgo de echarla a perder, gritándole con todas sus fuerzas:
¡Crece, maldita seas!

Hay algo muy curioso que sucede con el bambú japonés y que lo transforma en no apto para impacientes:
Siembras la semilla, la abonas, y te ocupas de regarla constantemente.

Durante los primeros meses no sucede nada apreciable.

En realidad no pasa nada con la semilla durante los primeros siete años, a tal punto, que un cultivador inexperto estaría convencido de haber comprado semillas infértiles.
Sin embargo, durante el séptimo año, en un periodo de solo seis semanas la planta de bambú crece ¡más de 30 metros!

¿Tardó solo seis semanas en crecer?

No, la verdad es que se tomó siete años y seis semanas para desarrollarse.
Durante los primeros siete años de aparente inactividad, este bambú estaba generando un complejo sistema de raíces que le permitirían sostener el crecimiento que iba a tener después de siete años.

Sin embargo, en la vida cotidiana, muchas veces queremos encontrar soluciones rápidas, triunfos apresurados, sin entender que el éxito es simplemente resultado del crecimiento interno, y que éste requiere tiempo...

Quizás por la misma impaciencia, muchos de aquellos que aspiran a resultados en corto plazo, abandonan súbitamente justo cuando ya estaban a punto de conquistar la meta.

Es tarea difícil convencer al impaciente que solo llegan al éxito aquellos que luchan en forma perseverante y coherente y saben esperar el momento adecuado.
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1793
Puntos : 12812
Reputación : 797
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 33

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Vie Jul 05, 2013 8:55 am

Imágenes.

Trabajaba un padre en su despacho cuando entró su hija pequeña al borde de un ataque de nervios, medio llorosa y compungida.

- ¿Qué pasa hija? ¿Por qué estás tan deprimida?

- ¡Es que mi mesa se desordena demasiado fácilmente! - Dijo la niña.

- Enséñamelo.

Fueron a la habitación de la niña, y esta enseñándole la mesa le dijo:

- ¿Ves? Yo la ordeno, pero se desordena demasiado fácilmente.

El padre extrañado le dice:

- Enséñame como la mesa está ordenada.

La niña recoge todo, pone la taza con los lápices arriba a la derecha, una libreta arriba a la izquierda, una regla a la derecha, una goma de borrar abajo a la izquierda y así sucesivamente hasta que al fin, contenta, dice sonriendo:

- ¡Ya está!

El padre, extrañado pregunta:

- ¿Y si cambio esto de aquí, un poco a la izquierda?

- ¡Ah no Papi! Así ya no está ordenada.

- Ah ¿Y si tomo esto otro y lo cambio por esto?

- ¡Aun me la desordenas más!

- ¿Y si cambio de sitio la taza de los lápices por la libreta?

La niña, al borde de las lágrimas dice:

- ¡Papa! ¡Me estás desordenando toda la mesa!

- No, hija no, la mesa no está desordenada. Lo que pasa es que tú tienes muchas imágenes para que la mesa esté mal, y sólo una para que esté bien.
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1793
Puntos : 12812
Reputación : 797
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 33

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Vie Jul 05, 2013 8:55 am

“La olla de barro”

Este es el cuento de un lechero adinerado que contaba con varios trabajadores a su cargo. Un día llamó a uno de sus trabajadores, Ashok, y le entregó una olla llena de mantequilla para que fuese a un pueblo cercano y se la entregase a un cliente habitual. Por el esfuerzo adición del desplazamiento le prometió unas rupias extras.

Ashok muy contento por el dinero extra que iba a percibir, coloco sin bacilar la olla sobre su cabeza y emprendió su camino. Pensaba en voz alta y decía: “Voy a ganar dos rupias. ¡Qué bien ¡ Con ellas compraré gallinas, éstas muy pronto se multiplicarán y llegare tener más de diez mil. Luego las venderé y compraré cabras. Se reproducirán, venderé parte de ellas y me compraré una hermosa granja. Como ganaré mucho dinero, también voy a comprar muchas telas y me haré comerciante. Todo será estupendo. Me voy a casar, tendré una increíble casa y obviamente no me faltará un cocinero que me prepare a cualquier hora los platos más deliciosos del mundo, y si un día no cocina a mi gusto le daré una tremenda bofetada”. En ese mismo momento en el que pensó en darle una bofetada al cocinero, Ashok, automáticamente, levanto su mano, provocando de esta manera que la olla se le cayera y se rompiera en mil pedazos contra el suelo derramando todo su contenido. Desolado, volvió al pueblo y al enfrentarse a su patrón este le dijo:

- ¡Necio! ¡Me has hecho perder las ganancias de toda una semana!

A lo que Ashok contestó:

- ¡Y yo he perdido mis ganancias de toda la vida
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1793
Puntos : 12812
Reputación : 797
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 33

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Vie Jul 05, 2013 8:56 am

Superar adversidades

Un hombre iba paseando alegremente y jugando con una moneda de oro. Al pasar por un río, la moneda se le escurrió de las manos y cayó al agua. El hombre intentó cogerla, pero la corriente se la había llevado.

Empezó a llorar con amargura, pues era su único gran tesoro. Acertó a pasar por allí un mercader que después de escuchar la tragedia le ofreció la posibilidad de ganar otra moneda haciendo un pequeño trabajo.

Pero el hombre estaba tan apenado que no accedió.

Varios viajeros se pararon después, también ofreciéndole la posibilidad de conseguir una nueva moneda, pero el hombre no dejaba de llorar y les maldecía por no comprender su pena.
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1793
Puntos : 12812
Reputación : 797
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 33

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Vie Jul 05, 2013 8:57 am

PRIMERA VEZ...

Un chico como de 24 años viendo a través de la ventana del autobús gritó: "¡Papá, mira los árboles como van corriendo detrás!" el Papá
sonrió y una pareja de jóvenes sentados cerca miro al joven de 24 años con conducta infantil y murmuraron que ya estaba viejo como para andar diciendo eso... de pronto, otra vez exclamó: "¡Papá, mira las nubes están corriendo con nosotros!"

La pareja no pudo resistirse y le dijo al anciano: "¿Por qué no llevas a tu hijo a un buen médico?... El anciano sonrió y dijo: "ya lo hice y apenas estamos viniendo del hospital, mi hijo era ciego de nacimiento, y hoy por primera vez puede ver... " La pareja de jóvenes quisieron
tragarse lo que habían dicho ...

Cada persona en el planeta tiene una historia.

¡¡¡No juzgues a las personas antes de que realmente las conozcas!!!
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1793
Puntos : 12812
Reputación : 797
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 33

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Vie Jul 05, 2013 8:58 am

El amor en tiempos modernos

CLIENTE: ¿Estoy llamando al departamento de Atención a Clientes?

EMPLEADO: Así es. Buenos días. ¿En qué puedo ayudarlo?

CLIENTE: Estuve revisando mi equipo y encontré un sistema que se llama
AMOR; pero no funciona. ¿Me puede ayudar con eso?

EMPLEADO: Seguro que sí. Pero yo no puedo instalárselo; tendrá que instalarlo usted mismo, yo lo dirijo por teléfono, ¿le parece?

CLIENTE: Sí, puedo intentarlo. No sé mucho de estas cosas, pero creo que estoy listo para instalarlo ahora. ¿Por dónde empiezo?

EMPLEADO: El primer paso es abrir tu corazón. ¿Ya lo localizaste?

CLIENTE: Sí, ya. Pero hay varios programas ejecutándose en este momento. ¿No hay problema para instalar mientras siguen ejecutándose?

EMPLEADO: ¿Cuáles son esos programas?

CLIENTE: Déjame ver... Tengo DOLORPASADO.EXE, BAJAESTIMA.EXE,
CORAJE.EXE Y RESENTIMIENTO.COM ejecutándose en este momento.

EMPLEADO: No hay problema. AMOR borrará automáticamente
DOLORPASADO.EXE de tu sistema operativo actual. Puede que se quede grabado en tu memoria permanente, pero ya no afectará otros programas. AMOR eventualmente
reemplazará BAJAESTIMA.EXE con un módulo propietario del sistema llamado ALTAESTIMA.EXE.
Sin embargo, tienes que apagar completamente el programa RESENTIMIENTO.COM. Este programa evita que AMOR se instale adecuadamente. ¿Lo puedes apagar?

CLIENTE: No se como apagarlo. ¿Me puedes decir cómo?

EMPLEADO: Con gusto. Ve al menú INICIO e invoca PERDON.EXE. Ejecútalo tantas veces como sea necesario hasta que RESENTIMIENTO.COM hayan sido borrados
completamente.

CLIENTE: ...ok... listo. AMOR ha empezado a instalarse automáticamente. ¿Es esto normal?

EMPLEADO: Sí. En breve recibirás un mensaje que dice que AMOR estará activo mientras CORAZON este vigente. ¿Puedes ver ese mensaje?

CLIENTE: Sí, lo veo. ¿Ya se terminó la instalación?

EMPLEADO: Sí, pero recuerda que sólo tienes el programa base. Necesitas empezar a conectarte con otros CORAZONES para poder recibir actualizaciones.

CLIENTE: Oh, oh...ya me apareció un mensaje de error. ¿Qué hago?

EMPLEADO: ¿Qué dice el mensaje de error?

CLIENTE: Dice 'ERROR 412 - PROGRAMA NO ACTIVO EN COMPONENTES INTERNOS'. ¿Qué significa eso?

EMPLEADO: No te preocupes, ese es un problema común. Significa que AMOR esta configurado para ejecutarse en CORAZONES externos, pero no ha sido ejecutado en tu CORAZON. Es una de esas cosas técnicas complicadas de la programación, pero
en términos no técnicos significa que tienes que 'AMAR' tu propio equipo antes de poder 'AMAR' a otros.

CLIENTE: Entonces, ¿qué hago?

EMPLEADO: ¿Puedes localizar el directorio llamado 'AUTOACEPTACION'?

CLIENTE: Sí, lo tengo.

EMPLEADO: ¡Excelente, aprendes rápido!.

CLIENTE: Gracias.

EMPLEADO: De nada. Haz 'clic' en los siguientes archivos para copiarlos al directorio MICORAZON: AUTOPERDON.DOC, AUTOESTIMA.TXT, VALOR.INF y
REALIZACION.HTM. El sistema reemplazará cualquier archivo que haga conflicto y entrará en un modo de reparación para cualquier programa dado. También, debes eliminar AUTOCRITICA.EXE de todos los directorios, y después borrar todos los archivos temporales y la papelera de reciclaje, para asegurar que se borre completamente y nunca se active.

CLIENTE: Entendido. ¡Hey! Mi CORAZON se está llenando con unos archivos SONRISA.MPG que se están desplegando en mi monitor e indica que CALOR.COM, PAZ.EXE y FELICIDAD.COM se están replicando en todo mi CORAZON.

EMPLEADO: Eso indica que AMOR está instalado y ejecutándose. Ya lo puedes manejar de aquí. Una cosa mas antes de irme...

CLIENTE: ¿Sí?

EMPLEADO: AMOR es un software sin costo. Asegúrate de dárselo, junto con sus diferentes módulos, a todos los que conozcas y te encuentres. Ellos, a su
vez, lo compartirán con otras personas y te regresaran unos módulos agradables.

CLIENTE: Eso haré, gracias por tu ayuda...
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1793
Puntos : 12812
Reputación : 797
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 33

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Jue Jul 25, 2013 7:33 am

¿ Dónde vas?

Un grupo de pájaros en forma de "V" cruzaba el cielo cuando a una nube le picó la curiosidad y quiso saber donde se dirigían y qué planes tenían. Esperó a cruzarse en su camino y, con delicadeza, sin molestar ni entorpecer la marcha, que adivinaba que sería importante, se acercó con cuidado al último pájaro de una de las ramas de la "V" y le preguntó dulcemente:

- Dime, querido pájaro, si me lo puedes decir, ¿dónde os dirigís en un vuelo tan recto y tan largo, y qué vais a hacer allá?

El pájaro, sin dejar de volar al ritmo de sus compañeros, contestó:

-¡Ay, si yo lo supiera!. Pero no tengo ni idea. Yo no hago más que seguir a mi compañero de delante. Voy donde va él, y vuelo hacia dónde él vuela. Pregúntale a él. Él lo sabrá.

La nube se adelantó un poco, hasta llegar al pájaro de delante, y recibió la misma respuesta. Y así fue como pasando de un pájaro a otro y de una rama de la "V" a la otra, sin conseguir saciar su curiosidad.

Todos le decían que ellos no sabían nada y que preguntara a los demás, que ellos lo sabrían. Pero nadie sabía nada. Cada uno seguía al de delante, sin preguntarse nada, y no podían dar respuesta.

La nube tenía cada vez más curiosidad, hasta que no le quedó otro remedio que dirigirse al pájaro de la punta de la "V" corriendo el riesgo de molestarlo y distraerlo en su importante tarea de guía del grupo. Se disculpó, y le preguntó dónde iba con todos aquellos compañeros que lo seguían. El pájaro que hacía de guía le contestó:

- ¡Qué más quisiera yo, que saberlo! No tengo ni idea de dónde vamos. Pero todos estos me vienen empujando por detrás, y no tengo más remedio que seguir volando, aunque no sepa donde me llevan.¡Ellos lo sabrán!. Pregúntales a ellos.
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1793
Puntos : 12812
Reputación : 797
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 33

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Jue Jul 25, 2013 7:34 am

El calidoscopio

Existía un hombre que a causa de una guerra en la que había peleado de joven, había perdido la vista. Este hombre, para poder subsistir y continuar con su vida, desarrolló una gran habilidad y destreza con sus manos, lo que le permitió destacarse como un estupendo artesano; sin embargo, su trabajo no le permitía más que asegurarse el mínimo sustento.

Cierta Navidad quiso obsequiarle algo a su hijo de cinco años, quien nunca había conocido más juguetes que los trastos del taller de su padre con los que fantaseaba reinos y aventuras. Su papá tuvo entonces la idea de fabricarle, con sus propias manos un hermoso calidoscopio como uno que él tuvo en su niñez.

Por las noches fue recolectando piedras de diversos tipos que trituraba en decenas de partes, pedazos de espejos, vidrios, metales,... Tras la cena de Nochebuena pudo, finalmente imaginar a partir de la voz del pequeño, la sonrisa de su hijo al recibir el precioso regalo. El niño no cabía en sí de la dicha y la emoción que aquella increíble Navidad le había traído de las manos rugosas de su padre ciego.

Durante los días y las noches siguientes el niño fue a todos los sitios llevando el preciado regalo, y con él regresó a sus clases en la escuela del pueblo. En el descanso entre clase y clase, el niño exhibió y compartió lleno de orgullo su juguete con sus compañeros que se mostraban fascinados con aquella maravilla.

Uno de aquellos pequeños, tal vez el mayor del grupo, finalmente se acercó al hijo del artesano y le preguntó con mucha intriga: "Oye, que maravilloso caleidoscopio te han regalado...¿dónde te lo compraron?, no he visto jamás nada igual en el pueblo..." Y el niño, orgulloso de poder revelar aquella verdad emocionante desde su pequeño corazón, le contestó: "No, no me lo compraron en ningún sitio... me lo hizo mi papá" A lo que el otro pequeño replicó con cierto tono incrédulo: "¿Tu padre?...imposible... ¡si tu padre está ciego!"

Nuestro pequeño amigo se quedó mirando a su compañero, y al cabo de una pausa de segundos, sonrió como solo un portador de verdades absolutas puede hacerlo, y le contestó: "Sí... mi papá es ciego..., pero de los ojos... SOLAMENTE DE LOS OJOS..."
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1793
Puntos : 12812
Reputación : 797
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 33

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Jue Jul 25, 2013 7:35 am

Lo que es divertido en el hombre

Un discípulo preguntó a su maestro:

- Quiero saber que es lo más divertido de los seres humanos

el Maestro comentó:

"Piensan siempre al contrario: tienen prisa por crecer, y después suspiran por la infancia perdida. Pierden la salud para tener dinero y después pierden el dinero para tener salud.

Piensan tan ansiosamente en el futuro que descuidan el presente, y así, no viven ni el presente ni el futuro.

Viven como si no fueran a morir nunca y mueren como si no hubiesen vivido.”
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1793
Puntos : 12812
Reputación : 797
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 33

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Jue Jul 25, 2013 7:35 am

El poder de la llama

Érase una vez una barra de hierro de una fuerza infinita. Todos, el hacha, el martillo y la llama intentaron romperla en dos.

Yo lo conseguiré dijo el hacha. golpeó con su filo la barra una y otra vez pero lo único que consiguió fue perder su afilada punta.

Déjame a mí dijo la sierra, que se ensañó con el hierro hasta que exhausta y sin dientes, se dio por vencida.

Sabía que no lo conseguirías. Yo te enseñaré como hacerlo dijo el martillo a la sierra. Pero el primer golpe perdió la cabeza, sin abollar un poquito la barra de hierro.

¿Lo intento yo ahora? preguntó tímidamente la pequeña llama.

Olvídalo le respondieron todos, nunca lo conseguirás ¿Qué puedes hacer tu insignificante lumbre?

A continuación, la pequeña llama se acercó hasta la barra de hierro, la abrazó y no la soltó hasta derretirla.
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1793
Puntos : 12812
Reputación : 797
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 33

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Jue Jul 25, 2013 7:36 am

El mono que quiso ser escritor satírico

En la selva vivía una vez un Mono que quiso ser escritor satírico.

Estudió mucho, pero pronto se dio cuenta de que para ser escritor satírico le faltaba conocer a la gente y se aplicó a visitar a todos y a ir a los cocteles y a observarlos por el rabo del ojo mientras estaban distraídos con la copa en la mano.

Como era de veras gracioso y sus ágiles piruetas entretenían a los otros animales, en cualquier parte era bien recibido y él perfeccionó el arte de ser mejor recibido aún.

No había quien no se encantara con su conversación y cuando llegaba era agasajado con júbilo tanto por las Monas como por los esposos de las Monas y por los demás habitantes de la Selva, ante los cuales, por contrarios que fueran a él en política internacional, nacional o doméstica, se mostraba invariablemente comprensivo; siempre, claro, con el ánimo de investigar a fondo la naturaleza humana y poder retratarla en sus sátiras.

Así llegó el momento en que entre los animales era el más experto conocedor de la naturaleza humana, sin que se le escapara nada.

Entonces, un día dijo voy a escribir en contra de los ladrones, y se fijó en la Urraca, y principió a hacerlo con entusiasmo y gozaba y se reía y se encaramaba de placer a los árboles por las cosas que se le ocurrían acerca de la Urraca; pero de repente reflexionó que entre los animales de sociedad que lo agasajaban había muchas Urracas y especialmente una, y que se iban a ver retratadas en su sátira, por suave que la escribiera, y desistió de hacerlo.

Después quiso escribir sobre los oportunistas, y puso el ojo en la Serpiente, quien por diferentes medios -auxiliares en realidad de su arte adulatorio- lograba siempre conservar, o sustituir, mejorándolos, sus cargos; pero varias Serpientes amigas suyas, y especialmente una, se sentirían aludidas, y desistió de hacerlo.

Después deseó satirizar a los laboriosos compulsivos y se detuvo en la Abeja, que trabajaba estúpidamente sin saber para qué ni para quién; pero por miedo de que sus amigos de este género, y especialmente uno, se ofendieran, terminó comparándola favorablemente con la Cigarra, que egoísta no hacia más que cantar y cantar dándoselas de poeta, y desistió de hacerlo.

Después se le ocurrió escribir contra la promiscuidad sexual y enfiló su sátira contra las Gallinas adúlteras que andaban todo el día inquietas en busca de Gallitos; pero tantas de éstas lo habían recibido que temió lastimarlas, y desistió de hacerlo.

Finalmente elaboró una lista completa de las debilidades y los defectos humanos y no encontró contra quién dirigir sus baterías, pues todos estaban en los amigos que compartían su mesa y en él mismo.

En ese momento renunció a ser escritor satírico y le empezó a dar por la Mística y el Amor y esas cosas; pero a raíz de eso, ya se sabe cómo es la gente, todos dijeron que se había vuelto loco y ya no lo recibieron tan bien ni con tanto gusto.

Autor: Augusto Monterroso
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1793
Puntos : 12812
Reputación : 797
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 33

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Jue Jul 25, 2013 7:36 am

Una, maestra de primer grado, estaba discutiendo con su grupo la pintura de una familia. En la pintura había un niño que tenía el cabello de diferente color al resto de los miembros de la familia.

Uno de los niños del grupo sugirió que el niño de la pintura era adoptado y una niña compañera de él

le dijo: "Yo sé todo acerca de las adopciones, porque yo soy adoptada".

- "¿Qué significa ser adoptada?" preguntó el niño y la niña le contestó:

- "Significa que uno no crece en el vientre de su mamá sino que crece en su corazón".
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1793
Puntos : 12812
Reputación : 797
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 33

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Jue Jul 25, 2013 7:37 am

Al autor y orador Leo Buscaglia, se le solicitó que fuera parte del jurado de un concurso.

El propósito del concurso, era encontrar al niño más cariñoso.

El ganador fue un niño de 4 años cuyo vecino era un anciano a quien recientemente se le había muerto la esposa. El niño, al ver al hombre sentado en una banca del patio y llorando, se metió al patio del anciano, se subió a su regazo y se sentó.

Cuando su mamá le preguntó qué le había dicho al vecino, el pequeño niño le contestó: "Nada, sólo le ayudé a llorar".
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1793
Puntos : 12812
Reputación : 797
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 33

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Jue Jul 25, 2013 7:38 am

LAS CUATRO ESTACIONES.

Había una vez un hombre que tenía cuatro hijos.

El hombre buscaba que ellos aprendieran a no juzgar las cosas tan rápidamente; entonces los envió a cada uno por turnos a visitar un peral que estaba a una gran distancia.

El primer hijo fue en el invierno, el segundo en la primavera, el tercero en el verano y el hijo más joven en el otoño.

Cuando todos ellos habían ido y regresado; su padre los llamó, y juntos les pidió que describieran lo que habían visto.

El primer hijo mencionó que el árbol era horrible, doblado y retorcido.

El segundo dijo que no, que estaba cubierto con brotes verdes y lleno de promesas.

El tercer hijo no estuvo de acuerdo, dijo que estaba cargado de flores, que tenía aroma muy dulce y se veía muy hermoso, era la cosa más llena de gracia que jamás había visto.

El último de los hijos no estuvo de acuerdo con ninguno de ellos, y dijo que el peral estaba maduro y marchitándose de tanto fruto, lleno de vida y satisfacción.

Entonces el hombre les explicó a sus hijos que todos tenían razón, porque ellos solo habían visto una de las estaciones de la vida del árbol.

Les dijo a todos que no deben de juzgar a un árbol, o a una persona, solo por ver una de sus temporadas, y que la esencia de lo que son, el placer, regocijo y amor que viene con la vida puede ser solo medida al final, cuando todas las estaciones ya han pasado.

Si tú te das por vencid@ en el invierno, habrás perdido la promesa de la primavera, la belleza del verano, y la satisfacción del otoño.

No dejes que el dolor de una estación destruya la dicha del resto.

No juzgues la vida solo por una estación difícil.

Aguanta con valor las dificultades y las malas rachas, porque luego disfrutarás de los buenos tiempos.

Sólo el que persevera encuentra un mañana mejor.
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1793
Puntos : 12812
Reputación : 797
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 33

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Jue Jul 25, 2013 7:38 am

EL loro que pide libertad

Ésta es la historia de un loro muy contradictorio. Desde hacía un buen número de años vivía enjaulado, y su propietario era un anciano al que el animal hacía compañía. Cierto día, el anciano invitó a un amigo a su casa a deleitar un sabroso té.

Los dos hombres pasaron al salón donde, cerca de la ventana y en su jaula, estaba el loro. Se encontraban los dos hombres tomando el té, cuando el loro comenzó a gritar insistente y vehementemente:
–¡Libertad, libertad, libertad!

No cesaba de pedir libertad. Durante todo el tiempo en que estuvo el invitado en la casa, el animal no dejó de reclamar libertad. Hasta tal punto era desgarradora su solicitud, que el invitado se sintió muy apenado y ni siquiera pudo terminar de saborear su taza. Estaba saliendo por la puerta y el loro seguía gritando: “!Libertad, libertad!”.

Pasaron dos días. El invitado no podía dejar de pensar con compasión en el loro. Tanto le atribulaba el estado del animalito que decidió que era necesario ponerlo en libertad. Tramó un plan. Sabía cuándo dejaba el anciano su casa para ir a efectuar la compra. Iba a aprovechar esa ausencia y a liberar al pobre loro. Un día después, el invitado se apostó cerca de la casa del anciano y, en cuanto lo vio salir, corrió hacia su casa, abrió la puerta con una ganzúa y entró en el salón, donde el loro continuaba gritando: “!Libertad, libertad!” Al invitado se le partía el corazón.

¿Quién no hubiera sentido piedad por el animalito? Presto, se acercó a la jaula y abrió la puerta de la misma. Entonces el loro, aterrado, se lanzó al lado opuesto de la jaula y se aferró con su pico y uñas a los barrotes de la jaula, negándose a abandonarla. El loro seguía gritando: “!Libertad, libertad!”

*El Maestro dice: Como este loro, son muchos los seres humanos que dicen querer madurar y hallar la libertad interior, pero que se han acostumbrado a su jaula interna y no quieren abandonarla.
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1793
Puntos : 12812
Reputación : 797
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 33

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Jue Jul 25, 2013 7:39 am

Hace mucho tiempo, vivía a orillas del Ganges un alfarero que tenía como vecino a un lavandero. Era este último el más importante de la ciudad; buen trabajador, siempre alegre, tenía una clientela variada y numerosa. Era rico y vivía con un cierto lujo que el alfarero, menos favorecido por la fortuna, le envidiaba de todo corazón. Y hasta tal punto llegó esta envidia, que decidió, sin razón alguna, romper todo trato con su vecino, como si aquella prosperidad adquirida tras largos años de trabajo, pudiera perjudicarle a él en algo.

Mientras tanto, el lavandero seguía trabajando activamente, bueno siempre con todos, sin hacer caso del mal humor del alfarero. Finalmente, el envidioso decidió jugar al otro una mala pasada: ¡de un modo o de otro tenía que hacerle reventar la bilis!

Y con estas poco caritativas intenciones fue a presentarse al rey de la ciudad, que era un buen hombre, aunque poco inteligente, y pronunció ante él el siguiente discurso:

- El elefante de vuestra Majestad es negro, pero yo sé que el lavandero, mi vecino, conoce un procedimiento que le es exclusivo, y si le ordenáis que lo lave para blanquearlo, lo conseguirá.De este modo os convertiréis en el glorioso dueño de un elefante blanco.

Al hablar así, no es que se interesara el alfarero por el bien del rey, cosa que le tenía completamente sin cuidado, sino que se decía: El lavandero recibirá de seguro la orden que he sugerido al rey, y como desde luego no podrá volver blanco al elefante, caerá en desgracia, perderá la clientela cortesana y esto le acarreará el fin de su prosperidad.

Como el rey tenía desde hace tiempo el deseo de tener un elefante blanco, pensó que no tenía nada que perder haciendo la prueba y mandó a buscar al lavandero y darle la orden de blanquear a su elefante.

Al oír tales palabras, al lavandero le dieron ganas de reír y de decir al rey que la broma le parecía muy graciosa; pero viendo su aire grave, y recordando que era poco inteligente, se contuvo y permaneció serio. Adivinando en seguida de dónde le venía aquel golpe bajo, se contentó con responder, mirando maliciosamente a los cortesanos que esperaban su contestación:

- Señor, haré todo lo posible por ejecutar la orden de Vuestra Majestad. Aunque debe saber que en nuestra profesión, antes de lavar ponemos las prendas en remojo en un cacharro con agua y jabón, y sólo después de tenerlas allí durante un tiempo, procedemos al lavado. Esto es lo que debo hacer con el elefante, pero lo malo es que no tengo un cacharro lo suficientemente grande para realizar esta operación previa.

Entonces el rey, pensando que la fabricación de un cacharro era propia de un alfarero, hizo llamar a su primer interlocutor y le dijo:

- Alfarero, amigo mío, voy a seguir tu consejo y dar mi elefante a lavar, pero el lavandero necesita un gran recipiente para echarlo allí en remojo. Te mando, pues, que hagas uno lo suficientemente grande para ello.

El alfarero, por un momento estuvo tentado de afrontar la cólera del rey confesándoselo todo, pero su envida pudo más y decidió intentar, como fuera, la fabricación de la vasija que se le encargaba. Llamó en su ayuda a todos sus amigos y familiares, reunió con ellos en el jardín una cantidad inmensa de arcilla y en varios días, después de múltiples esfuerzos, consiguieron entre todos hacer un recipiente capaz de contener un elefante. Entonces lo llevaron con gran pompa donde el rey, y este, entusiasmado, lo puso enseguida a disposición del lavandero. El lavandero llenó el enorme recipiente con agua y jabón y declaró que todo estaba preparado para que entrara el elefante. Los guardias de palacio llevaron al dócil animal, pero apenas puso éste la pata en el recipiente, la arcilla se quebró, rompiéndose en mil pedazos.

Al ver lo sucedido, el rey ordenó al alfarero que hiciera un segundo vaso, que también se rompió. Igual pasó con un tercero y con un cuarto y con otros muchos. O eran tan gruesos que no había medio de hacer hervir el agua en ellos, o tan finos que el elefante los hacía trizas en cuanto ponía la pata encima.

Y resultó que, obligado a entregarse por completo a este trabajo imposible, el alfarero tuvo que descuidar sus propios asuntos y acabó por arruinarse por completo. Y se hubiera muerto de hambre si el lavandero, que tenía una alma elevada, no hubiera sido el primero en tenderle la mano de la reconciliación. Pues como él bien sabía, la envidia es un sentimiento de bajísima vibración y muchas veces lleva en sí misma su castigo.
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1793
Puntos : 12812
Reputación : 797
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 33

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 9 de 12. Precedente  1, 2, 3 ... 8, 9, 10, 11, 12  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.