Cuentos para pensar

Página 3 de 12. Precedente  1, 2, 3, 4 ... 10, 11, 12  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Sáb Mar 24, 2012 7:37 am

EL CUENTO DE LA ARENAS

Un río, desde sus orígenes en lejanas montañas, después de pasar a través de toda clase y trazado de campiñas, al fin alcanzó las arenas del desierto. Del mismo modo que había sorteado todos los otros obstáculos, el río trató de atravesar este último, pero se dio cuenta de que sus aguas desaparecían en las arenas tan pronto llegaba a éstas.

Estaba convencido, no obstante, de que su destino era cruzar este desierto y sin embargo, no había manera. Entonces una recóndita voz, que venía desde el desierto mismo le susurró:

“el Viento cruza el desierto y así puede hacerlo el río”

El río objetó que se estaba estrellando contra las arenas y solamente conseguía ser absorbido, que el viento podía volar y ésa era la razón por la cual podía cruzar el desierto.

“Arrojándote con violencia como lo vienes haciendo no lograrás cruzarlo.
Desaparecerás o te convertirás en un pantano. Debes permitir que el viento te lleve hacia tu destino”

-¿Pero cómo esto podrá suceder?

“Consintiendo en ser absorbido por el viento”.

Esta idea no era aceptable para el río. Después de todo él nunca había sido absorbido antes. No quería perder su individualidad. “¿Y, una vez perdida ésta, cómo puede uno saber si podrá recuperarla alguna vez?”

“El viento cumple esa función. Eleva el agua, la transporta sobre el desierto y luego la deja caer.

Cayendo como lluvia, el agua nuevamente se vuelve río”

-”¿Cómo puedo saber que esto es verdad?”

“Así es, y si tú no lo crees, no te volverás más que un pantano y aún eso tomaría muchos, pero muchos años; y un pantano, ciertamente no es la misma cosa que un río.”

-”¿Pero no puedo seguir siendo el mismo río que ahora soy?”

“Tú no puedes en ningún caso permanecer así. Tu parte esencial es transportada y forma un río nuevamente.

Eres llamado así, aún hoy, porque no sabes qué parte tuya es la esencial.”

Cuando oyó esto, ciertos ecos comenzaron a resonar en los pensamientos del río. Vagamente, recordó un estado en el cual él, o una parte de él ¿cuál sería?, había sido transportado en los brazos del viento. También recordó –¿o le pareció?– que eso era lo que realmente debía hacer, aún cuando no fuera lo más obvio. Y el río elevó sus vapores en los acogedores brazos del viento, que gentil y fácilmente lo llevó hacia arriba y a lo lejos, dejándolo caer suavemente tan pronto hubieron alcanzado la cima de una montaña, muchas pero muchas millas más lejos. Y porque había tenido sus dudas, el río pudo recordar y registrar más firmemente en su mente, los detalles de la experiencia. Reflexionó:”Sí, ahora conozco mi verdadera identidad” El río estaba aprendiendo pero las arenas susurraron:
“Nosotras conocemos, porque vemos suceder esto día tras día, y porque nosotras las arenas, nos extendemos por todo el camino que va desde las orillas del río hasta la montaña”

Y es por eso que se dice que el camino en el cual el Río de la Vida ha de continuar su travesía está escrito en las Arenas.

Awad Afifi el Tunecino
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1796
Puntos : 13395
Reputación : 800
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 34

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Sáb Mar 24, 2012 7:39 am

CORAZON DE CEBOLLA

Había una vez un huerto lleno de hortalizas, árboles frutales y toda clase de plantas.

Como todos los huertos, tenía mucha frescura y agrado. Por eso daba gusto sentarse a la sombra de cualquier árbol a contemplar todo aquel verdor y a escuchar el canto de los pájaros.

Pero de pronto, un buen día empezaron a nacer unas cebollas especiales. Cada una tenía un color diferente: rojo, amarillo, naranja, morado... El caso es que los colores erais irisados, deslumbradores, centelleantes, como el color de una sonrisa o el color de un bonito recuerdo.

Después de sesudas investigaciones sobre la causa de aquel misterioso resplandor, resultó que cada cebolla tenía dentro, en el mismo corazón (porque también las cebollas tienen su propio corazón), un piedra preciosa. Esta tenía un topacio, la otra un aguamarina, aquella un lapizlázuli, de las más allá una esmeralda ... ¡Una verdadera maravilla!

Pero por una incomprensible razón se empezó a decir que aquello era peligroso, intolerante, inadecuado y hasta vergonzoso. Total, que las bellísimas cebollas tuvieron que empezar a esconder su piedra preciosa e íntima con capas y más capas, cada vez más oscuras y feas, para disimular cómo eran por dentro. Hasta que empezaron a convertirse en unas cebollas de lo más vulgar.

Pasó entonces por allí un sabio, que gustaba sentarse a la sombra del huerto y sabía tanto que entendía el lenguaje de las cebollas, y empezó a preguntarlas una por una
- ¿Por qué no eres como eres por dentro?

Y ellas le iban respondiendo: -Me obligaron a ser así... -Me fueron poniendo capas... incluso yo me puse algunas para que no me dijeran.... Algunas cebollas tenían hasta diez capas, y ya ni se acordaban de por qué se pusieron las primeras capas.

Y al final el sabio se echó a llorar. Y cuando la gente lo vio llorando, pensó que llorar ante las cebollas era propio de personas muy inteligentes.

Por eso todo el mundo sigue llorando cuando una cebolla nos abre su corazón. Y así será hasta el fin del mundo.
__________________
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1796
Puntos : 13395
Reputación : 800
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 34

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Sáb Mar 24, 2012 7:40 am

EL PAJARO DEL ALMA

Hondo, muy hondo, dentro del cuerpo habita el alma.
Nadie la ha visto nunca pero todos saben que existe.
Y no sólo saben que existe, saben también lo que hay en su interior.

Dentro del alma, en su centro, está, de pie sobre una sola pata, un pájaro: el Pájaro del Alma.
Él siente todo lo que nosotros sentimos.

Cuando alguien nos hiere, el Pájaro del Alma vaga por nuestro cuerpo, por aquí, por allá,
en cualquier dirección, aquejado de fuertes dolores.

Cuando alguien nos quiere, el Pájaro del Alma salta, dando pequeños y alegres brincos, yendo y viniendo, adelante y atrás.

Cuando alguien nos llama por nuestro nombre el presta atención a la voz, para averiguar
qué clase de llamada es ésa.

Cuando alguien se enoja con nosotros, el Pájaro del Alma se encierra en sí mismo silencioso y triste.

Y cuando alguien nos abraza, el Pájaro del Alma, que habita hondo, muy hondo, dentro del cuerpo, crece, crece, hasta que llena casi todo nuestro interior.
A tal punto le hace bien el abrazo.

Dentro del cuerpo, hondo, muy hondo, Habita el alma.
Nadie la ha visto nunca, pero todos saben que existe.

Hasta ahora no ha nacido hombre sin alma.
Porque el alma se introduce en nosotros cuando nacemos, y no nos abandona ni siquiera una vez mientras vivimos.
Como el aire que el hombre respira desde su nacimiento hasta su muerte.

Seguramente quieres saber de qué está hecho el Pájaro del Alma. ¡Ah! Es muy sencillo:
está hecho de cajones y cajones, pero estos cajones no se pueden abrir así nada más.
Cada uno está cerrado por una llave muy especial.
Y es el Pájaro del Alma el único que puede abrirlos.
¿Cómo? También esto es muy sencillo: con su otra pata.
El Pájaro del Alma está de pie sobre una sola pata; con la otra gira la llave, moviendo la manija, y todo lo que hay dentro se esparce por el cuerpo.
Y como todo lo que sentimos tiene su propio cajón, el Pájaro del Alma tiene muchísimos cajones.

Un cajón para la alegría y un cajón para la tristeza,
un cajón para la envidia y un cajón para la esperanza,
un cajón para la decepción y un cajón para la desesperación,
un cajón para la paciencia y un cajón para la impaciencia.

También hay un cajón para el odio y otro para el enojo,
y otro para los mimos. Un cajón para la pereza
y un cajón para nuestro vacío,
y un cajón para los secretos más ocultos,
(éste es un cajón que casi nunca abrimos).
Y hay más cajones.
También tú puedes añadir todos los que quieras.

A veces el hombre puede elegir y señalar al pájaro qué llaves girar, y qué cajones abrir.
Y a veces es el pájaro quien decide.
Por ejemplo : el hombre quiere callar y ordena al pájaro abrir el cajón del silencio; pero el pájaro, abre el cajón de la voz, y el hombre habla y habla y habla.

Otro ejemplo: el hombre desea escuchar tranquilamente, pero el pájaro abre el cajón de la impaciencia: y el hombre se impacienta.

Y sucede que el hombre sin desearlo siente celos;
y sucede que quiere ayudar, y es entonces cuando estorba.
Porque el Pájaro del Alma no es siempre obediente,
y a veces causa penas...

De todo esto podemos entender que, cada hombre es diferente por el pájaro del alma que lleva dentro.
Un pájaro abre cada mañana el cajón de la alegría;
la alegría se desparrama por el cuerpo, y el hombre está dichoso.

Otro pájaro abre, en cambio, el cajón del enojo; el enojo se derrama, y se apodera de todo su ser.
Y mientras el pájaro no cierra el cajón, el hombre continúa enojado.

Un pájaro que se siente mal, abre cajones desagradables; un pájaro que se siente bien,
elige cajones agradables. Y lo que es más importante:
hay que escuchar atentamente al pájaro.
Porque sucede que el pájaro del alma nos llama, y nosotros no lo oímos. ¡Qué lástima!
Él quiere hablarnos de nosotros mismos, quiere platicarnos de los sentimientos
que encierra en sus cajones.

Hay quien lo escucha a menudo.
Hay quien rara vez lo escucha.
Y quien lo escucha sólo una vez.

Por eso es conveniente ya tarde, en la noche, cuando todo está en silencio, escuchar al Pájaro del Alma que habita en nuestro interior, hondo, muy hondo, dentro del cuerpo...
__________________
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1796
Puntos : 13395
Reputación : 800
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 34

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Sáb Mar 24, 2012 7:41 am

UN NIÑO....

Un niño que estaba por nacer, le dijo a Dios:

- Me vas a enviar mañana a la tierra; pero... Como viviré tan pequeño e indefenso como soy?

- Entre muchos Angeles escogí uno para ti, que te esta esperando: El te cuidara.

- Pero dime: aquí en el cielo, no hago mas que cantar y sonreír, eso basta para ser feliz.

- Tu Angel te cantara, te sonreirá todos los días y tu sentirás su amor y serás feliz.

- Y Como entender cuando la gente me hable? si no conozco el extraño dioma que hablan los hombres?

- Tu Angel te dirá las palabras mas dulces y mas tiernas que puedas escuchar, y con mucha paciencia y cariño te enseñara a hablar.

- Y, Que hará cuando quiera hablar contigo?

- Tu Angel te juntara las manitos y te enseñara a orar.

- He oído que la tierra hay hombres malos ¿Quien me defenderá?

- Tu Angel te defenderá aun a costa de su vida.

- Pero estaré siempre triste porque no te veré mas señor.

- Tu Angel te hablara de Mi y te enseñara el camino para que regreses a mi presencia,

aunque Yo siempre estaré a tu lado.


En ese instante, una gran paz reinaba en el cielo pero ya se oían voces terrestres, y el niño presuroso, repetía suavemente:

- Dios Mío, si ya me voy dime su nombre... ¿Como se llama mi Angel?

- Su nombre no importa, tu le llamaras "Mamá"
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1796
Puntos : 13395
Reputación : 800
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 34

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Sáb Mar 24, 2012 7:41 am

OPORTUNIDAD PERDIDA

Un hombre recibió una noche la visita de un ángel, quien le comunicó que le esperaba un futuro fabuloso: se le daría la oportunidad de hacerse rico, de lograr una posición importante y respetada dentro de la comunidad y de casarse con una mujer muy hermosa.

Ese hombre se pasó la vida esperando que los milagros prometidos llegasen, pero nunca lo hicieron, así que al final murió solo y pobre. Cuando llegó a las puertas del cielo vio al ángel que le había visitado tiempo atrás y protestó: “Me prometiste riqueza una buena posición social y una bella esposa. ¡Me he pasado la vida esperando en vano!”.

-Yo no te hice esa promesa, replicó el ángel, ” Te prometí la oportunidad de riqueza, una buena posición social y una esposa hermosa”.

El hombre estaba realmente intrigado. “No entiendo lo que quieres decir”, confesó.

-”Recuerdas que una vez tuviste la idea de montar un negocio, pero el miedo al fracaso te detuvo y nunca lo pusiste en practica?”

El hombre asintió con un gesto. “Al no decidirte unos años más tarde se le dio la idea a otro hombre que no permitió que el miedo al fracaso le impidiera ponerla en practica.
Recordarás que se convirtió en uno de los hombres más ricos de la ciudad”.

-”También recordarás”, prosiguió el ángel, “aquella ocasión en que un terremoto asoló la ciudad derrumbó muchos edificios y miles de personas quedaron atrapadas en ellos. En aquella ocasión tuviste la oportunidad de ayudar a encontrar y rescatar a los supervivientes, pero no quisiste dejar tu hogar solo por miedo a que los muchos saqueadores que había te robasen tus pertenencias: así que ignoraste la petición de ayuda y te quedaste en casa”.

El hombre asintió con vergüenza.

“Esa fue tu gran oportunidad de salvarle la vida a cientos de personas, con lo que hubieras ganado el respeto de todos ellos”, continuo el ángel.

-”Por último, ¿recuerdas aquella hermosa mujer, que te había atraído tanto? La creías incomparable a cualquier otra y nunca conociste a nadie igual.
Sin embargo, pensaste que tal mujer nos se casaría con alguien como tú y para evitar el rechazo, nunca llegaste a proponérselo”. El hombre volvió a asentir, pero ahora las lágrimas rodaban por sus mejillas.
“Si amigo mío, ella podría haber sido tu esposa”, dijo el ángel. “Y con ella se te hubiera otorgado la bendición de tener hermosos hijos y multiplicar la felicidad en tu vida”.

A todos se nos ofrece a diario muchas oportunidades, pero muy a menudo, como el hombre de la historia, las dejamos pasar por nuestros temores e inseguridades.
Pero tenemos una ventaja sobre el hombre de esta historia. Aún estamos vivos
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1796
Puntos : 13395
Reputación : 800
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 34

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Sáb Mar 24, 2012 7:42 am

LA LIEBRE Y EL TIGRE

Un día dando un paseo por el monte, vio sorprendido que una pequeña liebre le llevaba comida a un enorme tigre malherido, el cual no podía valerse por sí mismo.

Le impresionó tanto al ver este hecho, que regresó al siguiente día para ver si el comportamiento de la liebre era casual o habitual. Con enorme sorpresa pudo comprobar que la escena se repetía: la liebre dejaba un buen trozo de carne cerca del tigre.

Pasaron los días y la escena se repitió de un modo idéntico, hasta que el tigre recuperó las fuerzas y pudo buscar la comida por su propia cuenta.

Admirado por la solidaridad y cooperación entre los animales, se dijo:
“No todo está perdido. Si los animales, que son inferiores a nosotros, son capaces de ayudarse de este modo, mucho más lo haremos las personas”.

Y decidió hacer la experiencia: Se tiró al suelo, simulando que estaba herido, y se puso a esperar que pasara alguien y le ayudara.

Pasaron las horas, llegó la noche y nadie se acercó en su ayuda. Estuvo así durante todo el otro día, y ya se iba a levantar, mucho más decepcionado que cuando comenzamos a leer esta historia, con la convicción de que la humanidad no tenía el menor remedio, sintió dentro de sí todo el desespero del hambriento, la soledad del enfermo, la tristeza del abandono, su corazón estaba devastado, y casi no sentía deseo de levantarse.

Entonces allí, en ese instante, lo oyó…
¡Con qué claridad, qué hermoso!, una hermosa voz, muy dentro de él le dijo:
Si quieres encontrar a tus semejantes, si quieres sentir que todo ha valido la pena, si quieres seguir creyendo en la humanidad, para encontrar a tus semejantes como hermanos, deja de hacer de tigre y simplemente se la liebre”.
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1796
Puntos : 13395
Reputación : 800
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 34

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Sáb Mar 24, 2012 7:43 am

EL ARBOL DE LOS AMIGOS

Existen personas en nuestras vidas que nos hacen felices por la simple casualidad de haberse cruzado en nuestro camino. Algunas recorren el camino a nuestro lado, viendo muchas lunas pasar, más otras apenas vemos entre un paso y otro. A todas las llamamos amigos y hay muchas clases de ellos. Tal vez cada hoja de un árbol caracteriza uno de nuestros amigos. El primero que nace del brote es nuestro amigo papá y nuestra amiga mamá, que nos muestra lo que es la vida. Después vienen los amigos hermanos, con quienes dividimos nuestro espacio para que puedan florecer como nosotros. Pasamos a conocer a toda la familia de hojas a quienes respetamos y deseamos el bien. Más el destino nos presenta a otros amigos, los cuales no sabíamos que irían a cruzarse en nuestro camino. A muchos de ellos los denominamos amigos del alma, de corazón. Son sinceros, son verdaderos. Saben cuando no estamos bien, saben lo que nos hace feliz. Y a veces uno de esos amigos del alma estalla en nuestro corazón y entonces es llamado un amigo enamorado. Ese da brillo a nuestros ojos, música a nuestros labios, saltos a nuestros pies. Más también hay de aquellos amigos por un tiempo, tal vez unas Vacaciones o unos días o unas horas. Ellos acostumbran a colocar muchas sonrisas en nuestro rostro, durante el tiempo que estamos cerca. Hablando de cerca, no podemos olvidar a amigos distantes, aquellos que están en la punta de las ramas y que cuando el viento sopla siempre aparecen entre una hoja y otra. El tiempo pasa, el verano se va, el otoño se aproxima y perdemos algunas de nuestras hojas, algunas nacen en otro verano y otras permanecen por muchas estaciones. Pero lo que nos deja más felices es que las que cayeron continúan cerca, alimentando nuestra raíz con alegría. Son recuerdos de momentos maravillosos de cuando se cruzaron en nuestro camino. Te deseo, hoja de mi árbol, paz, amor, salud, suerte y prosperidad. Hoy y siempre… Simplemente porque cada persona que pasa en nuestra vida es única. Siempre deja un poco de sí y se lleva un poco de nosotros. Habrá los que se llevarán mucho, pero no habrá de los que no nos dejarán nada. Esta es la mayor responsabilidad de nuestra vida y la prueba evidente de que dos almas no se encuentran por casualidad

Autor: Jorge Luis Borges
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1796
Puntos : 13395
Reputación : 800
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 34

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Dom Mar 25, 2012 12:44 am

AGUILA O PATO, TU DECIDES

Rodrigo estaba haciendo fila para poder ir al aeropuerto.
Cuando un taxista se acercó, lo primero que notó fue que el taxi estaba limpio y brillante. El chofer bien vestido con una camisa blanca, corbata negra y pantalones negros muy bien planchados, el taxista salió del auto, dio la vuelta y le abrió la puerta trasera del taxi.
Le alcanzo un cartón plastificado y le dijo: yo soy Willy, su chofer. Mientras pongo su maleta en el portaequipaje me gustaría que lea mi Misión.
Después de sentarse, Rodrigo leyó la tarjeta: Misión de Willy: “Hacer llegar a mis clientes a su destino final de la manera mas rápida, segura y económica posible, brindándole un ambiente amigable”
Rodrigo quedó impactado. Especialmente cuando se dio cuenta que el interior del taxi estaba igual que el exterior, limpio sin una mancha.
Mientras se acomodaba detrás del volante Willy le dijo, “Le gustaría un café? Tengo unos termos con café regular y descafeinado”. Rodrigo bromeando le dijo: “No, preferiría un refresco” Willy sonrío y dijo: “No hay problema tengo un hielera con refresco de Cola regular y dietética, agua y jugo de naranja”. Casi tartamudeando Rodrigo le dijo: “Tomaré la Cola dietética”
Pasándole su bebida, Willy le dijo, “Si desea usted algo para leer, tengo Etiqueta Negra, Caretas, El Comercio y Selecciones”
Al comenzar el viaje, Willy le pasó a Rodrigo otro cartón plastificado, “Éstas son las estaciones de radio que tengo y la lista de canciones que tocan, si desea escuchar la radio”
Y como si esto no fuera demasiado, Willy le dijo que tenía el aire acondicionado encendido y preguntó si la temperatura estaba bien para él. Luego le avisó cuál sería la mejor ruta a su destino a esta hora del día.
También le hizo conocer que estaría contento de conversar con él o, si prefería, lo dejaría solo en sus meditaciones.
“Dime Willy, le pregunto asombrado Rodrigo- siempre has atendido a tus clientes así?”
Willy sonrió a través del espejo retrovisor. “No, no siempre. De hecho, solamente los dos últimos años. Mis primero cinco años manejando los gasté la mayor parte del tiempo quejándome igual que el resto de los taxistas. Un día escuché en la radio acerca del Dr. Dyer un “gurú” del desarrollo personal. El acababa de escribir un libro llamado “Tú lo obtendrás cuando creas en ello”. Dyer decía que si tú te levantas en la mañana esperando tener un mal día, seguro que lo tendrás, muy rara vez no se te cumplirá. El decía: Deja de quejarte. Sé diferente de tu competencia. No seas un pato, sé un águila. Los patos sólo hacen ruido y se quejan, las águilas se elevan por encima del grupo”.
“Esto me llegó aquí, en medio de los ojos”, dijo Willy. “Dyer estaba realmente hablando de mi. Yo estaba todo el tiempo haciendo ruido y quejándome, entonces decidí cambiar mi actitud y ser un águila. Miré alrededor a los otros taxis y sus choferes, los taxis estaban sucios, los choferes no eran amigables y los clientes no estaban contentos. Entonces decidí hacer algunos cambios. Uno a la vez. Cuando mis clientes respondieron bien, hice más cambios”.
“Se nota que los cambios te han pagado”, le dijo Rodrigo.
“Sí, seguro que sí”, le dijo Willy. “Mi primer año de águila dupliqué mis ingresos con respecto al año anterior. Este año posiblemente lo cuadruplique. Usted tuvo suerte de tomar mi taxi hoy. Usualmente ya no estoy en la parada de taxis. Mis clientes hacen reservación a través de mi celular o dejan mensajes en mi contestador. Si yo no puedo servirlos, consigo un amigo taxista águila confiable para que haga el servicio”.

Willy era fenomenal. Estaba haciendo el servicio de una limusina en un taxi normal.
Posiblemente haya contado esta historia a más de cincuenta taxistas, y solamente dos tomaron la idea y la desarrollaron. Cuando voy a sus ciudades, los llamo a ellos. El resto de los taxistas hacen bulla como los patos y me cuentan todas las razones por las que no pueden hacer nada de lo que les sugería.
Willy el taxista, tomó una diferente alternativa :
El decidió dejar de hacer ruido y quejarse como los patos y volar por encima del grupo como las águilas.
No importa si trabajas en una oficina, en mantenimiento, eres maestro, Un servidor publico, político, ejecutivo, empleado o profesionista, ¿Cómo te comportas? ¿Te dedicas a hacer ruido y a quejarte? ¿Te estás elevando por encima de los otros?


avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1796
Puntos : 13395
Reputación : 800
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 34

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Dom Mar 25, 2012 1:18 am

ES GRATIS

Un niño pequeño se dirigió a su madre que estaba en la cocina preparando la cena y le entregó un pedazo de papel que había escrito. El papel leía de la
siguiente manera:

a.. Por cortar la grama $5.00

b.. Por limpiar mi cuarto eta semana $1.00

c.. Por hacer mandados $ .50

d.. Por cuidar a mi hermano pequeño $ .25

e.. Sacar la basura $1.00

f.. Por sacar buenas notas $5.00

g.. Por limpiar y recoger las hojas $2.00

h.. Total Adeudado $14.75

Su madre lo miró y en aquel momento el niño pudo ver todos los recuerdos que
pasaban por su mente. Ella tomó una pluma, y en el otro lado del papel
escribió:

Por los nueve meses que te cargué mientras tú crecías dentro de mí, Es
Gratis.

Por todas las noches que me senté a tu lado, te cuidé y rece por ti, Es
Gratis.

Por todos los momentos difíciles, y todas las lágrimas que me has causado a
través de los años, Es Gratis.

Cuando lo sumas todo, el precio de mi amor es Es Gratis.

Por todas las noches que estuvieron llenas de temor y por las preocupaciones que sé que vendrán, Es Gratis.

Por los juguetes, la comida, la ropa, y hasta por limpiarte la nariz, Es
Gratis, Hijo.

Y cuando lo sumes todo, el precio de mi amor Es Gratis.

Cuando el niño terminó de leer esto tenía las lágrimas en sus ojos. Miró a su
madre a los ojos y le dijo; "Mamá, que mucho te quiero". Luego escribió en el papel "PAGADO EN SU TOTALIDAD"
__________________
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1796
Puntos : 13395
Reputación : 800
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 34

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Dom Mar 25, 2012 1:19 am

SUMAS

Recuerdo perfectamente que una noche, en la parrilla del hotel Ritz, unpanameño, Ricardo Pino, hombre extraordinario, empezó una sesión escribiendo en una pizarra unos números; eran simplemente unas sumas.
Escribió seis sumas y en dos de ellas había equivocaciones, las otras cuatro estaban bien. Al terminar las seis sumas pidió al auditorio que, por favor, le hicieran comentarios de lo hecho. Todo el mundo se le echó encima diciendo:
atención a la suma No.3, le falta el signo de suma, y 4 mas 6 no son 8, sino 10; y llevamos 1; y en la No.5 pasa que 2+2 no son cinco.

El fue preguntando, ¿no hay nadie que tenga nada mas que decirme respecto al trabajo que he hecho?; nadie contesto y el, volviéndose al auditorio, dijo: pensemos que desafortunadamente la relación nuestra ante una pizarra con seis sumas, cuatro de las cuales estaban bien y dos mal, es la que hemos tenido: nos dedicamos a criticar y a chillar contra las dos sumas que no estaban bien, pero no felicitamos al autor por las cuatro que ha hecho bien. Igual
acostumbramos a hacer en la vida. Este es realmente el trato que damos a nuestras relaciones humanas, con esposa, hijos, amigos y compañeros.
Sepamos decir una palabra de elogio, una palabra de agradecimiento por las cosas que están bien y que nos gustan, veremos que con ello estimularemos a los demás a hacer las cosas mejor y al mismo tiempo nos sentiremos mas
satisfechos de nosotros mismos al ser sensible a todo lo bueno y lo bello que nos rodea.

Al juzgar, tengamos en cuenta que debemos aportar luz y no calor, y que "LAS FALTAS SON GRANDES CUANDO EL AMOR ES PEQUEÑO".
Para ser sensibles ante el prójimo hay que dedicarle tiempo.

Toma tu tiempo para:

- Pensar, pues es la fuente del poder.
- Jugar, pues es el secreto de la perpetua juventud.
- Leer, pues es la raíz del saber.
- Viajar, pues es de las experiencias mas excitantes.
- Rogar, pues es el poder mas grande sobre la tierra.
- Querer y ser querido, pues es un privilegio divino.
- La amistad, pues es el camino para la felicidad.
- Reír, pues es la música del alma.
- Dar, pues es demasiado corto el día para ser egoísta.
- Trabajar, pues es el precio del éxito.
- La caridad, pues es la clave del cielo... y el cielo empieza aquí en la
tierra o no empieza nunca.

Tu vida puede ser lo que tú quieras.
No te pongas límites
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1796
Puntos : 13395
Reputación : 800
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 34

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Dom Mar 25, 2012 1:19 am

UN GRAN HOMBRE

Es la primera vez que escribo sobre nosotros los hombres..., hombres que siempre nos caracterizamos por ser el sexo fuerte, aunque muchas veces, caemos por debilidad.

Un día, mi hermana lloraba en su habitación...

Con mucha nostalgia, observe que mi padre se le acercó... y le preguntó el motivo de su tristeza...los escuché hablando por horas, pero hubo una frase tan especial que dijo mi padre esa tarde, que hasta el día de hoy, 8 años más tarde..., la recuerdo cada mañana y me llena de fuerza...

Mi padre acariciándole el rostro, le dijo:
"Hija mía, enamórate de un Gran Hombre y no volverás a llorar"...

Me pregunté tantas veces, cuál era la fórmula exacta para llegar a ser ese gran hombre y no dejarme vencer por las pequeñeces...

Conforme pasan los años... descubrimos que si tan solo todos los hombres, lucháramos por ser grandes de espíritu, grandes de alma y grandes de corazón... ¡el mundo sería completamente distinto!.

Aprendí que un Gran Hombre... no es aquel que compra todo lo que desea, pues habemos tantos que hemos comprado hasta el cariño y el respeto de quienes nos rodean...

Mi padre le decía..

No busques a un hombre que solo hable de sí mismo, sin preocuparse por ti...
Ni a aquel que se pase las horas halagando sus propios logros...

No te aferres a un hombre que te critique y te diga lo mal que te ves...
o lo mucho que deberías cambiar...
¿Para qué quieres a un hombre que te abandonará si no cambias, por un cabello más claro?,
¿Por unos ojos de otro color?, ¿o por un cuerpo más esbelto?...
si no supo admirar la verdadera belleza que hay en tí.

Cuántas veces me dejé llevar por la superficialidad de las cosas..., haciendo a un lado a quienes realmente me entregaban su sinceridad e integridad...

Me costó trabajo comprender que GRAN HOMBRE no es el que llega más alto,
ni el que tiene más dinero, casa, carro, ni el que vive rodeado de mujeres, ni mucho menos el más guapo...

Un verdadero y gran hombre... es aquel ser humano lleno de transparencia,
que no oculta sus verdaderos sentimientos ni se refugia en vicios y cortinas de humo,
es el que abre su corazón sin rechazar la realidad, es quien admira a una mujer por sus cimientos morales y grandeza interior...

Un Gran Hombre, es el que camina de frente, sin bajar la mirada, es aquel que no miente, y sabe llorar su dolor...

Hoy mi hermana esta felizmente casada, y ese Gran Hombre con quien se casó... no era ni el más popular, ni el más perseguido, ni el más solicitado, ni mucho menos el más adinerado...

Ese Gran Hombre es quien simplemente nunca la hizo llorar..., es quien la hace sonreír por lo mucho que han logrado juntos, por todos sus recuerdos, por cada alegría que comparten y por esos hijos que llenan sus vidas...

Ese Gran Hombre, ama tanto a mi hermana que no se cansa de besar sus manos,
y mucho menos sus labios...
La quiere por quien ella es... y por lo que son cuando están juntos...
__________________
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1796
Puntos : 13395
Reputación : 800
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 34

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Dom Mar 25, 2012 1:20 am

QUIEN ES EL CIEGO

Aquel año el invierno neoyorquino se extendió lánguidamente hasta fines de abril. Como vivía sola y era ciega, tendía a permanecer en casa gran parte del tiempo.

Por fin, un día el frío desapareció y entró la primavera, llenando el aire con una fragancia penetrante y alborozadora . Por la ventana de atrás, un alegre pajarito gorjeaba con persistencia, invitándome a salir.

Consciente de lo caprichoso que es abril, me aferré a mi abrigo de invierno pero, como una concesión al cambio de temperatura, dejé mi bufanda de lana, mi sombrero y mis guantes. Tomando mi bastón de tres picos salí alegremente al pórtico que lleva directamente a la calle. Levanté la cara hacia el sol, dándole una sonrisa de bienvenida en reconocimiento por su calidez y su promesa.

Mientras caminaba por la calle cerrada donde vivo , mi vecino me saludó con un "hola" musical y preguntó si deseaba que me condujera a alguna parte. "No, gracias" respondí. " Mis piernas han estado descansando todo el invierno y mis articulaciones necesitan desesperadamente de ejercicio, así que iré caminando".

Al llegar a la esquina aguardé, como era mi costumbre, a que alguna persona me permitiera atravesar con ella la calle cuando el semáforo estuviera en verde.
El sonido del tráfico me pareció un poco más largo que de costumbre, y sin embargo, nadie se ofreció a ayudarme.

Permanecí allí pacientemente y comencé a canturrear una melodía que recordaba. Era una canción de bienvenida a la primavera que había aprendido de niña en la escuela.
De repente, una voz masculina, fuerte y bien modulada, me habló :
"Parece un ser humano muy alegre", dijo. "¿Me daría el placer de acompañarla al otro lado de la calle?".

Adulada por tanta caballerosidad, asentí sonriendo, musitando un "sí" apenas inteligible.
Con amabilidad me rodeó el brazo con su mano y bajamos de la acera. Mientras avanzábamos lentamente, habló del tema más obvio -el clima- y qué bueno era estar vivo en un día como aquel.

Caminábamos al mismo paso y era difícil saber quién conducía a quién.

Apenas habíamos llegado al otro lado cuando una y otra vez comenzaron a escucharse las impacientes bocinas; seguramente había cambiado el semáforo.

Dimos algunos pasos más para alejarnos de la esquina.

Me volví hacia él para agradecer su ayuda y su compañía. Antes de que hubiera pronunciado una palabra, me habló:
"No sé si sabe", dijo, "qué grato es encontrar a alguien tan alegre como usted que acompañe a un ciego como yo a atravesar la calle".

Aquel día de primavera ha permanecido en mi memoria por siempre.

Charlotte Wechsler
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1796
Puntos : 13395
Reputación : 800
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 34

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Dom Mar 25, 2012 1:21 am

VIVIR COMO LAS FLORES

Maestro, ¿qué debo hacer para no quedarme molesto?.. Algunas personas hablan demasiado, otras son ignorantes. Algunas son indiferentes. Siento odio por aquellas que son mentirosas y sufro con aquellas que calumnian.

- ¡Pues, vive como las flores!, advirtió el maestro.

- Y ¿cómo es vivir como las flores?, preguntó el discípulo.

- Pon atención a esas flores -continuó el maestro, señalando unos lirios que crecían en el jardín.

Ellas nacen en el estiércol, sin embargo son puras y perfumadas. Extraen del abono maloliente todo aquello que les es útil y saludable, pero no permiten que lo agrio de la tierra manche la frescura de sus pétalos.

Es justo angustiarse con las propias culpas, pero no es sabio permitir que los vicios de los demás te incomoden. Los defectos de ellos son de ellos y no tuyos. Y si no son tuyos, no hay motivo para molestarse... Ejercita pues, la virtud de rechazar todo el mal que viene desde afuera y perfuma la vida de los demás haciendo el bien.

Ésto, es vivir como las flores.
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1796
Puntos : 13395
Reputación : 800
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 34

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Dom Mar 25, 2012 1:21 am

CUENTO SIN "U"

Caminaba distraídamente por el camino y de pronto lo vio.
Allí estaba el imponente espejo de mano al costado del sendero, como esperándolo.
Se acercó, lo alzó y se miró en él. Se vio bien.
No se vio tan joven, pero los años habían sido bastante bondadosos con él.
Sin embargo había algo desagradable en la imagen de sí mismo.
Cierta rigidez en los gestos lo conectaba con los aspectos más agrios de la propia historia:
La bronca,
el desprecio,
la agresión,
el abandono,
la soledad.

Sintió la tentación de llevárselo, pero rápidamente desechó esa idea.
Ya había bastantes cosas desagradables en el planeta para cargar con otra más.
Decidió irse y olvidar para siempre ese camino y ese espejo insolente.
Caminó por horas tratando de vencer la tentación de volver atrás hacia el espejo.
Ese misterioso objeto lo atraía como los imanes atraen a los metales.
Resistió y aceleró el paso.
Tarareaba canciones infantiles para no pensar en esa imagen horrible de sí mismo.
Corriendo, llegó a la casa donde había vivido desde siempre, se metió vestido en la cama
y se tapó la cabeza con las sábanas.
Ya no veía el exterior, ni el sendero, ni el espejo, ni la imagen de él mismo reflejada en el espejo;
pero no podía evitar la memoria de esa imagen:
la del resentimiento,
la del dolor,
la de la soledad,
la del desamor,
la del miedo,
la del menosprecio.

Había ciertas cosas indecibles e impensables...
....Pero él sabía dónde había empezado todo esto.
Empezó esa tarde, hace treinta y tantos años...
El niño estaba tendido, llorando frente al lago el dolor del maltrato de los otros.
Esa tarde el niño decidió borrar, para siempre, la letra del alfabeto.
Esa letra.
Esa.

La letra necesaria para nombrar al otro si está presente.
La letra imprescindible para hablarle a los demás, al dirigirles la palabra..
Sin manera de nombrarlos dejarían de ser deseados...
y entonces no habría motivo para sentirlos necesarios...
y sin motivo ni forma de invocarlos, se sentiría, por fin, libre.....


EPÍLOGO:

Escribiendo sin "U"

puedo hablar hasta el cansancio de mí,
de lo mío, del yo,
de lo que tengo,
de lo que me pertenece...

Hasta puedo escribir de él,
de ellos
y de los otros.

Pero sin "U"

no puedo hablar de ustedes,
del tú,
de lo vuestro.
No puedo hablar de lo suyo,
de lo tuyo,
ni siquiera de lo nuestro.

Así me pasa...

A veces pierdo la "U"....
y dejo de poder hablarte,
pensarte, amarte, decirte.

Sin "U" yo me quedo pero tú desapareces...
Y sin poder nombrarte,
¿cómo podría disfrutarte?

Como en el cuento... si tú no existes,
me condeno a ver lo peor de mí mismo
reflejándose eternamente,
en el mismo mismísimo tonto espejo
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1796
Puntos : 13395
Reputación : 800
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 34

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Dom Mar 25, 2012 1:22 am

EL SABIO

un hombre decidió consultar a un sabio sobre sus problemas, tras un largo viaje hasta el paraje donde aquel maestro vivía, el hombre finalmente pudo dar con él:

-maestro, vengo a usted porque estoy desesperado, todo me sale mal y no sé que hacer para salir adelante, el sabio contestó: -puedo ayudarte con esto, ¿sabes remar?

un poco confundido el hombre contestó que si, entonces el maestro le acompañó hasta un lago, juntos subieron a un bote y el sabio le dijo al hombre que remase hasta el centro del lago,
-¿va a explicarme ahora cómo mejorar mi vida? dijo el hombre,

el sabio seguía disfrutando del viaje sin prestar atención, al llegar al centro del lago el maestro le dijo:

-acerca tu cara al agua y dime qué ves, el hombre se asomó por encima del pequeño bote y tratando de no perder el equilibrio acercó su rostro todo lo que pudo, de repente el anciano le empujó y le tiró al agua, al intentar salir, el anciano le sujetó impidiendo que subiera a la superficie,

desesperado, el joven manoteó, pataleó, gritó inútilmente bajo el agua, cuando estaba casi ahogado, el sabio le soltó y le permitió subir.
Una vez en el bote, entre toses y ahogos el hombre gritó -¿esta usted loco? ¿no se da cuenta que casi me ahoga?,

con el rostro tranquilo el maestro le preguntó, -cuando estabas bajo el agua ¿que era lo que más deseabas?

- respirar por supuesto!!! -bien, pues cuando luches para salir adelante con la misma fuerza con la que luchabas por respirar, entonces estarás preparado para triunfar.
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1796
Puntos : 13395
Reputación : 800
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 34

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Miér Mar 28, 2012 8:53 am

EL CIELO ESTÁ EN LA TIERRA

Cierta mañana, muy temprano, sonó el móvil de Francis, casi aun dormido, lo cogió y dijo: dígame, al pronto escucho la voz de José Luis, que le dijo:
Francis mañana hacemos un viaje.

Francis conociendo a José Luis, se echo a reír, y pensó para sus adentros, que sorpresa le esperaba ahora.

José Luis, poseía todo, gozaba de un status envidiable, quizás por ello, no le daba valor a las cosas, y siempre buscaba algo más…

Francis, en cambio de origen humilde, era todo conformista, y siempre le sacaba el lado positivo a todas las cosas.

Reunidos ambos amigos, José Luis le dijo a Francis, que harían un viaje a la Cima, donde le habían dicho, que existía un jilguero “dorado” y las sinfonías que emitía, eran incomparables a nada de lo que ya existía.

Prepararon toda la logística, ya que el viaje seria muy duro, tanto que dicha Cima, era infinitamente mayor que el Everest, pero el objetivo de José Luis, era llegar allí, como fuese, ya que casi nada lo frenaba a la hora de conseguir todo cuanto le apetecía.

Una vez que tuvieron todo preparado, partieron hacia la montaña, el camino era muy duro, y fatigoso, pero el objetivo final bien merecía la pena de tan sobrehumano esfuerzo, según José Luis.

Llevaban tres días de ascensión, cuando en una parada para descansar, José Luis, miro hacia arriba de la montaña, y dijo: ¡cuanto queda aun por subir! Francis, le miró, y mirando hacia abajo, a lo que ya habían ascendido, le dijo: ¡Cuánto hemos subido ya!

Pasaron varios días más, y el sobre esfuerzo que estaban haciendo, les iba haciendo mellas en sus cuerpos, agotamiento, frío, soledad, falta de comodidades, etc. pero el objetivo, bien merecía la pena para José Luis.

La marcha transcurría hacia la Cima, y cada vez se sentían mas agotados. Una noche en el campamento base, Francis le preguntó a José Luis, que si merecía la pena tanto esfuerzo para poseer dicho jilguero “dorado”, a lo que José Luis le replicó: ese jilguero y esas sinfonías, no lo posee nadie, y seré el primero en ello…

Tras largas semanas de ascensión, por fin divisaron la tan ansiada meta:
¡La Cima! Allá arriba está el tesoro, que tanto anhelaba José Luis…

Por fin una helada mañana, conquistaron la Cima, extenuados por tan largo viaje, se sentaron a descansar.

Allí no había nada, solo un sepulcral silencio y eternas brumas. José Luis, fijó la mirada hacia el horizonte; en su rostro se dibujaba la amargura y la desilusión de no hallar el jilguero dorado. La cara de Francis, denotaba una paz interior, inmensa…

José Luis le preguntó a su amigo, en qué pensaba, y Francis le dio esta respuesta: aquí arriba, se respira una calma y una paz, que me ayudan a meditar, y ver las cosas con un prisma de realidad… ¿Qué es eso Francis? le dijo José Luis. Francis con voz calida y serena, le dijo: como tú bien has visto, aquí solo existe un inmenso vacío, no hay ríos donde escuchar sus aguas….
No hay pájaros donde escuchar sus trinos…
No hay amigos con los que hablar…
No hay amigos con los que compartir…
No hay lluvia con la que mojarse…
No hay un cielo azul donde mirar…
No hay mar donde escuchar las olas…
No hay campos verdes de hierbas…
No hay un amor para corresponderle…

José Luis, perplejo por las frases de Francis, asintió con la cabeza, y se sintió, aun más solo…

Francis se fue hacia él, lo cogió por el hombro, y lo hizo asomarse al fondo de la Cima, de donde habían partido, y le dijo:
El cielo está en la tierra…
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1796
Puntos : 13395
Reputación : 800
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 34

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Miér Mar 28, 2012 8:54 am

Un rey recibió como obsequio, dos pequeños halcones, y los entregó al maestro de cetrería para que los entrenara.
Pasando unos meses, el maestro le informó al rey que uno de los halcones estaba perfectamente pero que al otro no sabía que le sucedía, no se había movido de la rama donde lo dejó desde el día que llegó.

El rey mandó llamar a curanderos y sanadores para que vieran al halcón, pero nadie pudo hacer volar el ave. Encargó entonces la misión a miembros de la corte, pero nada sucedió.

Al día siguiente por la ventana, el monarca pudo observar, que el
ave aún continuaba inmóvil.
Entonces decidió comunicar a su pueblo que ofrecería una recompensa, a la persona que hiciera volar al halcón.
A la mañana siguiente, vio al halcón volando ágilmente por los jardines.

El rey le dijo a su corte, traedme al autor de ese milagro.
Su corte rápidamente le presento a un campesino.

El rey le preguntó:
¿Tú hiciste volar al halcón?, ¿Cómo lo hiciste?, ¿Eres mago?
Intimidado el campesino le dijo al rey :
Fácil mi rey, sólo corté la rama, y el halcón voló, se dio cuenta que tenía alas y se fue a volar.
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1796
Puntos : 13395
Reputación : 800
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 34

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Miér Mar 28, 2012 8:55 am

Había una vez un desalentado hombre de pie al lado de una carretera. Una mujer que pasaba por ahí sintió simpatía por él y le dedicó una sonrisa. El hombre, animado por esa inesperada sonrisa decidió entonces escribirle una carta a un viejo amigo con el que hacía mucho tiempo que no hablaba. El amigo se emocionó tanto al recibir la carta que le dio 10 euros a un mendigo que se encontró por la calle.

Ese mismo día, un poco más tarde, el mendigo encontró un cachorro abandonado tiritando en un callejón, usó el dinero para comprarle comida y se lo llevó con él para entrar los dos en calor frente a una fogata. El perrito siguió al mendigo y al caer la noche llegaron frente a una casa con un amplio porche. Pidieron permiso para pasar la noche a la familia que allí vivía porque se avecinaba una tormenta. La familia estuvo de acuerdo y se fueron todos a dormir. De madrugada unos incesantes ladridos del cachorro despertaron a todos. Al buscar la causa de los ladridos se dieron cuenta de que la casa estaba en llamas justo al lado de la habitación del más pequeño de la familia. Fueron capaces de salvar al niño justo a tiempo que creció hasta convertirse en un famoso médico que descubrió un tratamiento para la malaria y acabó salvando millones de vidas. Y todo esto comenzó con una simple sonrisa.
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1796
Puntos : 13395
Reputación : 800
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 34

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Miér Mar 28, 2012 9:03 am

¿CUANTOS AÑOS TENGO?

¿¿Que cuántos años tengo?? ¡Qué importa eso!¡ Tengo la edad que quiero y siento!
La edad en que

puedo: Gritar sin miedo lo que pienso…Hacer lo que deseo, sin miedo al fracaso, o lo desconocido…Pues tengo la experiencia de los años vividos y la fuerza de la convicción de mis deseos.

¡Qué importa cuántos años tengo!¡No quiero pensar en ello! Pues unos dicen que ya soy viejo, y otras “que estoy en el apogeo”.

Pero no es la edad que tengo, ni lo que la gente dice, sino lo que mi corazón siente y mi cerebro dicte.

Tengo los años necesarios para gritar lo que pienso, para hacer lo que quiero, para reconocer yerros viejos, rectificar caminos y atesorar éxitos.

Ahora no tienen por qué decir: ¡Estás muy joven, no lo lograrás!¡Estás muy viejo, ya no podrás!

Tengo la edad en que las cosas se miran con más calma, pero con el interés de seguir creciendo.

Tengo los años en que los sueños, se empiezan a acariciar con los dedos, las ilusiones se convierten en esperanza.

Tengo los años en que el amor, a veces es una loca llamarada, ansiosa de consumirse en el fuego de una pasión deseada..y otras… es un remanso de paz, como el atardecer en la playa.

¿Qué cuántos años tengo? No necesito marcarlos con un número, pues mis anhelos alcanzados, mis triunfos obtenidos ,las lágrimas que por el camino derramé al ver mis ilusiones truncadas…¡Valen mucho más que eso!

¡Qué importa si cumplo cuarenta, cincuenta o más!Pues lo que importa: ¡Es la edad que siento!

Tengo los años que necesito para vivir libre y sin miedos. Para seguir sin temor por el sendero, pues llevo conmigo la experiencia adquirida y la fuerza de mis anhelos.

¿Qué cuántos años tengo? ¡Eso a quién le importa! Tengo los años necesarios para perder el miedo y hacer lo que quiero y siento!!.

Qué importa cuántos años,¿¿cuántos tengo, o cuántos espero…??Si con los años que tengo…

¡¡Aprendí a querer lo necesario y a tomar sólo lo bueno!!

José Saramago
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1796
Puntos : 13395
Reputación : 800
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 34

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Miér Mar 28, 2012 9:03 am

¿ CONTRA QUIEN LUCHAMOS ?

Se cuenta lo siguiente de un viejo anacoreta o ermitaño...

Se quejaba muchas veces que tenía demasiado quehacer.
La gente preguntó cómo era eso de que en la soledad estuviera con tanto trabajo.
Les contestó:
"Tengo que domar a dos halcones,
entrenar a dos águilas,
mantener quietos a dos conejos,
vigilar una serpiente,
cargar un asno y
someter a un león".

No vemos ningún animal cerca de la cueva donde vives.
¿Dónde están todos estos animales?

Entonces el ermitaño dio una explicación que todos comprendieron.
Porque estos animales los tienen todos los hombres, ustedes también.

Los dos halcones, se lanzan sobre todo lo que se les presenta, bueno y malo.
Tengo que domarlos para que sólo se lanzan sobre una presa buena,
son mis ojos.

Las dos águilas con sus garras hieren y destrozan.
Tengo que entrenarlas para que sólo se pongan al servicio y ayuden sin herir,
son mis dos manos.

Y los conejos quieren ir adonde les plazca, huir de los demás y esquivar las cosas difíciles.
Tengo que enseñarles a estar quietos aunque haya un sufrimiento, un problema o cualquier cosa que no me gusta,
son mis dos pies.

Lo más difícil es vigilar la serpiente aunque se encuentra encerrada en una jaula de 32 varillas.
Siempre está lista por morder y envenenar a los que la rodean apenas se abre la jaula, si no la vigilo de cerca, hace daño,
es mi lengua.

El burro es muy obstinado, no quiere cumplir con su deber.
Pretende estar cansado y no quiere llevar su carga de cada día,
es mi cuerpo.

Finalmente necesito domar al león, quiere ser el rey, quiere ser siempre el primero, es vanidoso y orgulloso,
es mi corazón.
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1796
Puntos : 13395
Reputación : 800
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 34

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Miér Mar 28, 2012 9:04 am

LA VERDADERA AMISTAD

Hace tiempo al estar en mi casa, siendo como las 11:00 de la noche, recibí la llamada telefónica de un muy buen amigo mío... me dio mucho gusto su llamada y lo primero que me pregunto fue:
¿Cómo estas? (sin saber porqué lo dije), contesté :"solísimo".

Mi amigo que siempre se ha caracterizado por ser muy perceptivo, me contestó.
Esa respuesta quiere decir que te pasa algo... Quieres que hablemos?

Le respondí que sí y me dijo, quieres que vaya a tu casa? y respondí que sí. Colgó el teléfono y en menos de quince minutos él ya estaba tocando a mi puerta...

Pasa, le dije. Quieres tomar algo? Me respondió, pues lo mismo que tú... Rápidamente nos encontrábamos hablando muy a gusto, él empezó con sus clásicas bromas para romper el hielo que me hicieron reír como no lo había hecho en varios días y luego pasamos a la parte seria de la charla, él con su cara de atento me dijo: “Andale, dime qué te pasa”.

Yo empecé con mi principal preocupación que era el trabajo, le comenté que me sentía muy presionado por tanto trabajo que ya no aguantaba más.

El como siempre me dio el mejor de los consejos, el ánimo para seguir adelante y no mirar atrás, en general me hizo sentir muy bien.

Cuando terminé ese tema le dije, sabes que? Hay otras cosas que me preocupan... y me dijo sonriendo: “Pero mi amigo, para eso estoy aquí, dime todo lo que quieras”.

Total, hablé por horas y horas, de todo, de mi familia, de mi novia, de mis deudas, de todo y él atento siempre, me escuchó, se nos hizo de día yo estaba totalmente cansado sentimentalmente, me había hecho mucho bien su compañía y sobre todo que me escuchara y que me apoyara y me hiciera ver mis errores.

Me sentía muy a gusto y cuando él notó que yo ya me encontraba mejor, me dijo... bueno, pues me retiro tengo que ir a trabajar... Yo me sorprendí y le dije: “Pero porque no me habías dicho que tenias que ir a trabajar? Mira la hora que es, no dormiste nada, te quité tu tiempo toda la noche”.

El sonrió y me dijo, no hay problema para eso estamos los amigos.
Yo me sentía cada vez más feliz y orgulloso de tener un amigo así.
Lo acompañé a la puerta de mi casa... y cuando él caminaba hacia su automóvil le grité desde lejos... Oye amigo, y a todo esto... porqué llamaste anoche tan tarde?

El regresó y me dijo en voz baja: “Es que te quería dar una noticia”. Le pregunté: “Qué pasó?” y me dijo: “Fui al doctor y me dice que mis días están contados. Tengo un tumor cerebral, no se puede operar, y solo me queda esperar”.

Yo me quedé mudo... él me sonrió y me dijo: “Que tengas un buen día amigo”.
Se dio la vuelta y se fue.

Pasó un buen rato para cuando asimilé la situación y me pregunté una y otra vez, porqué cuando él me preguntó? ¿cómo estás? me olvidé de él y sólo hablé de mí ¿qué habrá pensado él de mis "problemas" cuándo el tenía el suyo?.
Y ni siquiera me lo había dicho.

Porqué yo no pregunté ¿Cómo tuvo la fuerza de sonreírme, de darme ánimos, de decirme todo lo que me dijo, estando él en esa situación? Esto es increíble.

Desde entonces mi vida ha cambiado, suelo ser más crítico con mis problemas y suelo disfrutar más de las cosas buenas de la vida, ahora aprovecho mas el tiempo con la gente que quiero.

Por ejemplo él... todavía vive y procuro disfrutar más el tiempo que convivimos y platicamos, sigue disfrutando de sus chistes, de su locura, de su seriedad, de su sabiduría, de su temple, de mi amigo.
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1796
Puntos : 13395
Reputación : 800
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 34

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Miér Mar 28, 2012 9:05 am

EL ECO

Un niño paseaba por la montaña con su papá.

En un descuido tropezó con una roca y gritó ¡Ay! y de inmediato a lo lejos escuchó una voz que gritaba ¡Ay! ¡Ay!

Con curiosidad el niño pregunta:
- ¿Quién está ahí?

y sin tardanza la voz le dice:
- ¿Quién está ahí?

El niño, ahora enojado porque la voz está repitiendo su pregunta, grita:
- ¡Cobardeeeee!

y la voz responde en seguida:
- ¡Cobardeeeee!

El niño, que está fuera de si, mira a su padre y le pregunta:
- ¿Quién es?
- ¿De dónde sale esta voz, papa?

El padre sonriendo le dice:
- Presta atención hijo.

Entonces se vuelve hacia la montaña y haciendo bocina con las manos grita:
- ¡Te admiroooo!

Y la voz regresa diciendo:
- ¡Te admiroooo!

Y de nuevo el hombre grita:
- ¡Eres un campeoooón!

Y se escucha:
- ¡Eres un campeoooón!

El niño observa al padre curioso pero sin entender que pasa, y el padre le explica:
- Mira hijo, lo que has oído han sido tus mismas palabras.
- La montaña las ha devuelto.
- Se llama el eco
- La vida funciona como este eco de la montaña.
- Te devuelve todo lo que dices y haces.

Y el niño, ya calmado, pregunta a su padre:
- No entiendo.
- ¿Me lo explicas, papá?

El padre sigue explicando a su hijo con mucho amor:
- Tu vida es un reflejo de lo que tú haces.
- Si deseas más amor, crea más amor a tu alrededor.
- Si deseas una sonrisa y alegría, da una sonrisa a aquellos que conoces.
- Si deseas que las otras personas sean justo contigo, trata a los demás justamente.
- La vida te dará de regreso lo que tú le hayas dado.

El niño mira a los ojos de su papá y le responde:
- ¡Ahhh! Entiendo … tal como el eco de la montaña.
Y corre hacia su padre y le abraza con mucho amor
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1796
Puntos : 13395
Reputación : 800
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 34

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Miér Mar 28, 2012 9:06 am

LA FLOR

Para parar un poco y pensar…
porque cuando esta flor se seca ya es tarde…
no la descuides…

Había una joven muy rica que tenía de todo, un marido maravilloso, hijos perfectos, un empleo que le daba muchísimo bien, una familia unida.

Lo extraño es que ella no conseguía conciliar todo eso, el trabajo y los quehaceres le ocupaban todo el tiempo y su vida siempre estaba deficitaria en algún área.

Si el trabajo le consumía mucho tiempo, ella lo quitaba de los hijos, si surgían problemas, ella dejaba de lado al marido … Y así las personas que ella amaba eran siempre dejadas para después. Hasta que un día, su padre, un hombre muy sabio le dio un regalo. Una flor carísima y rarísima, de la cual sólo había un ejemplar en todo el mundo.
Y le dijo: Hija, esta flor te va a ayudar mucho, ¡más de lo que imaginas! Tan sólo tendrás que regarla y podarla de vez en cuando, y a veces conversar un poco con ella, y ella te dará a cambio ese perfume maravilloso y esas maravillosas flores.

La joven quedó muy emocionada, a fin de cuentas, la flor era de una belleza sin igual.

Pero el tiempo fue pasando, los problemas surgieron, el trabajo consumía todo su tiempo, y su vida, que continuaba confusa, no le permitía cuidar de la flor. Ella llegaba a casa, miraba la flor y las flores todavía estaban allá, no mostraban señal de flaqueza o muerte, apenas estaban allá, lindas, perfumadas. Entonces ella pasaba de largo.

Hasta que un día, sin más ni menos, la flor murió.

Ella llegó a casa y se llevó un susto, La flor estaba completamente muerta, su raíz estaba reseca, sus flores caídas y sus hojas amarillas.

La joven lloró mucho, y contó a su padre lo que había ocurrido.

Su padre entonces respondió: Yo ya me imaginaba que eso ocurriría, y no te puedo dar otra flor, porque no existe otra flor igual a esa, ella era única al igual que tus hijos, tu marido y tu familia.

Todo lo que tienes debes aprender a regarlo, podarlo y darle atención, cuidarlo, pues al igual que la flor, los sentimientos también mueren.

Te acostumbraste a ver la flor siempre allí, siempre florida, siempre perfumada, y te olvidaste de cuidarla.
¡CUIDA LAS PERSONAS QUE AMAS!
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1796
Puntos : 13395
Reputación : 800
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 34

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Miér Mar 28, 2012 9:07 am

GANEMOS TODOS JUNTOS

Hace algunos años, en los paraolímpicos infantiles de Seattle, nueve concursantes, todos con alguna discapacidad física o mental, se reunieron en la línea de salida para correr los 100 metros planos.

Al sonido del disparo todos salieron, no exactamente como bólidos, pero con gran entusiasmo de participar en la carrera, llegar a la meta y ganar.

Todos, es decir, menos uno, que tropezó en el asfalto, dio dos maromas y empezó a llorar.

Los otros ocho oyeron al niño llorar, disminuyeron la velocidad y voltearon hacia atrás. Todos dieron la vuelta y regresaron, ... todos.

Una niña con síndrome de Down se agacho, le dio un beso en la herida y le dijo "Eso te lo va a curar". Entonces, los nueve se agarraron de la manos y juntos caminaron hasta la meta.

Todos en el estadio se pusieron de pie, las porras y aplausos duraron varios minutos. La gente que estuvo presente aun cuenta la historia.

¿Por que? Porque dentro de nosotros sabemos una cosa: Lo importante en esta vida va mas allá de ganar nosotros mismos.

Lo importante en esta vida es ayudar a ganar a otros, aun cuando esto signifique tener que disminuir la velocidad o cambiar el rumbo.
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1796
Puntos : 13395
Reputación : 800
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 34

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Paula el Miér Mar 28, 2012 9:07 am

EL SAMURAI Y EL PESCADOR

Durante la ocupación Satsuma de Okinawa, un Samurai que le había prestado dinero a un pescador, hizo un viaje para cobrarlo a la provincia Itoman, donde vivía el pescador. No siéndole posible pagar, el pobre pescador huyó y trató de esconderse del Samurai, que era famoso por su mal genio. El Samurai fue a su hogar y al no encontrarlo ahí, lo buscó por todo el pueblo. A medida que se daba cuenta de que se estaba escondiendo se iba enfureciendo. Finalmente, al atardecer, lo encontró bajo un barranco que lo protegía de la vista. En su enojo, desenvainó su espada y le gritó: ¿"Qué tienes para decirme"?.

El pescador replicó, "Antes de que me mate, me gustaría decir algo. Humildemente le pido esa posibilidad." El Samurai dijo, "Ingrato! Te presto dinero cuando lo necesitas y te doy un año para pagarme y me retribuyes de esta manera. Habla antes de que cambie de parecer."

"Lo siento", dijo el pescador. " Lo que quería decir era esto: Acabo de comenzar el aprendizaje del arte de la mano vacía y la primera cosa que he aprendido es el precepto: “Si alzas tu mano, restringe tu temperamento; si tu temperamento se alza, restringe tu mano."

El Samurai quedó anonadado al escuchar esto de los labios de un simple pescador. Envainó su espada y dijo: "Bueno, tienes razón. Pero acuérdate de esto, volveré en un año a partir de hoy, y será mejor que tengas el dinero." Y se fue.

Había anochecido cuando el Samurai llegó a su casa y, como era costumbre, estaba a punto de anunciar su regreso, cuando se vio sorprendido por un haz de luz que provenía de su habitación, a través de la puerta entreabierta.

Agudizó su vista y pudo ver a su esposa tendida durmiendo y el contorno impreciso de alguien que dormía a su lado. Muy sorprendido y explotando de ira se dio cuenta de que era un samurai!

Sacó su espada y sigilosamente se acercó a la puerta de la habitación. Levantó su espada preparándose para atacar a través de la puerta, cuando se acordó de las palabras del pescador: "Si tu mano se alza, restringe tu temperamento; si tu temperamento se alza restringe tu mano."

Volvió a la entrada y dijo en voz alta. "He vuelto". Su esposa se levantó, abriendo la puerta salió junto con la madre del Samurai para saludarlo. La madre vestida con ropas de él. Se había puesto ropas de Samurai para ahuyentar intrusos durante su ausencia.
El año pasó rápidamente y el día del cobro llegó. El Samurai hizo nuevamente el largo viaje. El pescador lo estaba esperando. Apenas vio al Samurai, este salió corriendo y le dijo: "He tenido un buen año. Aquí está lo que le debo y además los intereses. No sé cómo darle las gracias!"

El Samurai puso su mano sobre el hombro del pescador y dijo: "Quédate con tu dinero. No me debes nada. Soy yo el endeudado."

por Richard Kim "The Weaponless Warriors", 1974. Ohara Publications, USA.
avatar
Paula
Admin

Mensajes : 1796
Puntos : 13395
Reputación : 800
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 34

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuentos para pensar

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 12. Precedente  1, 2, 3, 4 ... 10, 11, 12  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.